CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

El Vaticano intensifica las medidas contra religiosas «rebeldes» de EE.UU.

Por cnninvitationsaccount

Por Dan Gilgoff

(CNN) — El Vaticano niega que exista una conexión, pero su reprimenda a una influyente religiosa estadounidense, justo en el momento en el que la Santa Sede ya está en medio de una intensa lucha con la mayoría de las comunidades de religiosas estadounidenses, envía un mensaje claro: los líderes de la Iglesia católica piensan que las monjas estadounidenses están en rebeldía y deben ser controladas.

El Vaticano censuró el lunes a la Margaret A. Farley, maestra de Yale Divinity School, por un libro que escribió en 2006 que, según la Iglesia, no sigue las normas de las enseñanzas eclesiásticas sobre sexualidad.

Hace apenas unas semanas, el Vaticano emitió un reporte condenando a los grupos que representan a la mayoría de las religiosas estadounidenses, diciendo que estas organizaciones promovían “un feminismo radical” y al mismo tiempo no cumplían con las enseñanzas contra la homosexualidad y el aborto.

“El Vaticano cree que hay un clima de disenso en algunos círculos de la vida religiosa femenina de Estados Unidos”, dijo John Allen, analista del Vaticano para CNN. “Están tratando de abordarlo, y ambas acciones hablan de esto”.

La Iglesia enfocó su reprimenda a Farley en su libro Just Love: a Framework for Christian Sexual Ethics (Simplemente amor: un marco para la ética sexual cristiana), del que se asegura que justifica la masturbación y la homosexualidad.

“La masturbación es una acción intrínsicamente y severamente trastornada”, dijo la Iglesia en una declaración el lunes, en la cual también caracterizó los “actos homosexuales” como “actos de grave perversión”.

La reprimenda advertía a las autoridades de la Iglesia estadounidense para que no usaran el libro de Farley, sorprendiendo a los círculos católicos porque ella es una de las teólogas católicas más respetadas del país.

La censura llega unos días después de que el liderazgo que representa a la mayoría de las religiosas estadounidenses concluyera una reunión en Washington para idear una respuesta a una evaluación del Vaticano en abril que acusó a las religiosas de presentar a conferencistas que predicaban el “feminismo radical” en una reunión anual de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas (Leadership Conference of Women Religious). El grupo representa aproximadamente al 80% de las religiosas estadounidenses.

El reporte también decía que las religiosas estaban demasiado enfocadas en la justicia social y no lo suficiente en oponerse al aborto, eutanasia y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Estas últimas reprimendas llegan aproximadamente un año después de que los obispos católicos de Estados Unidos criticaran a otra religiosa, Elizabeth Johnson de la universidad Fordham, por sus escritos.

Los obispos dijeron que Johnson afirma erróneamente que los nombres de la Iglesia católica son “metáforas que no aplican a la realidad de Dios dentro del entendimiento católico tradicional”.

“En los últimos 12 meses, hemos visto cómo dos religiosas líderes de la Iglesia católica estadounidense, que además son teólogas, están en la mira”, dice Allen. “No estoy seguro de que haya alguien más en la misma categoría a quien puedan reprender”.

Muchos sectores de la comunidad de religiosas y del mundo académico católico estadounidense han salido a defender sus ideas en contra de las críticas del Vaticano. En una declaración, Farley defendió su trabajo, diciendo que no fue pensado como una enseñanza oficial de la Iglesia.

Farley dijo que temía que “hubiera malinterpretado (quizás sin darse cuenta) el fin de mi trabajo y la naturaleza del mismo como una propuesta que podría estar al servicio, y no en contra, de la Iglesia y de sus creyentes”.

Los líderes de las religiosas estadounidenses, a las cuales el Vaticano había criticado, dijeron el viernes que el reporte de la Santa Sede estaba fundado en “acusaciones insustanciales y que fue el resultado de un proceso viciado que careció de transparencia” y que el reporte había “provocado escándalo y dolor en toda la comunidad de la Iglesia”.

Las representantes de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas están viajando a Roma esta semana para intentar trazar un plan hacia delante con las autoridades del Vaticano. Los expertos en la Iglesia dijeron que las religiosas podrían aceptar la evaluación, negociar o renunciar en masa, y formar un nuevo grupo lejos de la mirada atenta del Vaticano.

Las reprimendas se originaron en el Congreso de la Doctrina de Fe del Vaticano, liderada por décadas por el papa Benedicto XVI antes de ser electo Pontífice.

En entrevistas realizadas a él cuando se desempeñaba en el cargo anterior, Benedicto XVI hablaba a menudo de hacer que la Iglesia creciera reduciéndose, haciéndose más pequeña, pero más devota antes de expandirse.

Es difícil conocer cuál es la reacción a la pelea entre el Vaticano y las religiosas estadounidenses dentro de la comunidad católica estadounidense, pero ha habido algunas protestas contras las acciones del Vaticano.

“Una cosa es cuando el Vaticano va tras un teólogo, porque la mayoría de los católicos no conocen a ninguno de ellos”, dice Allen. “Pero es distinto cuando van tras una religiosa, porque son tantos los católicos que han sido educados por monjas en una escuela, que han sido cuidados por ellas en los hospitales o que las conocen de sus parroquias”. Y agregó, “cuando existe la impresión de que las religiosas están siendo atacadas, la tendencia es a defenderlas”.

Hay pruebas de que la reprimenda en contra de Farley ha elevado su perfil como teóloga. Su libro se convirtió en martes en el libro religioso más vendido en Amazon.com.

Eric Marrapodi de CNN contribuyó con este reporte.