CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Salud

Operación contra bin Laden perjudica la lucha contra la polio en Pakistán

Por Juan Andrés Muñoz

Nowshera, Pakistan (CNN) — Ikra yace en el regazo de su madre, con los ojos inundados en lágrimas. Quiere ir a jugar con otros niños, pero ni siquiera puede moverse, dice su madre. Sólo tiene 17 meses, pero Ikra ha quedado paralizada por la polio en uno de los tres países del mundo donde la enfermedad sigue siendo endémica.

El año pasado se registraron 198 casos de poliomielitis en Pakistán, el número más alto en los últimos 15 años y el mayor del mundo, según la Iniciativa para la Erradicación Mundial de la Poliomielitis (GPEI, por sus siglas en inglés), un programa conjunto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y Rotary International.

Los niños menores de cinco años son los más vulnerables a la enfermedad, que se transmite por un virus y lleva a la parálisis y, en algunos casos, a la muerte.

Desde que en 1988 se emprendió una campaña mundial de vacunación, el número de casos a nivel mundial ha bajado drásticamente, aunque la polio sigue siendo endémica en Afganistán, Nigeria y Pakistán, según la GPEI.

El caso de Pakistán frustra especialmente a los funcionarios de salud, ya que dicen que sus esfuerzos para vacunar a más niños se ven obstaculizados por la CIA, que el año pasado utilizó un falso programa de vacunación para reunir información de inteligencia sobre Osama bin Laden.

En una carta enviada en febrero al general David Petraeus, director de la CIA, el grupo InterAction, que representa a unas 200 organizaciones no gubernamentales con sede en Estados Unidos, expresó su “profunda preocupación» por la falsa campaña.

“Entre otros factores, los funcionarios internacionales de salud pública señalan la desconfianza en las vacunas y campañas de inmunización como factores que contribuyen a la falta de avances en la erradicación de la enfermedad en Pakistán”, dijo. “Esta desconfianza solo aumenta con los informes sobre la campaña de la CIA”, agregó.

Bin Laden fue abatido en mayo de 2011 tras una operación de los SEALs de la Marina de Estados Unidos en un complejo fortificado en Abbottabad, en el noreste de Pakistán.

Informes de prensa locales vincularon al médico paquistaní Shakeel Afridi con la operación de inteligencia estadounidense, acusándolo de intentar acceder al complejo de bin Laden mediante un falso programa de vacunación.

Hace poco, Pakistán sentenció a Afridi a 33 años de cárcel por prestar ayuda financiera y médica al hoy desaparecido grupo militante Lashkar-e-Islam. Las autoridades originalmente comentaron a CNN que Afridi fue acusado de traición por espiar para Estados Unidos.

“El incidente con el médico Shakeel Afridi afectó no sólo a nuestras vacunas contra la polio, sino también a otros programas de vacunación”, manifestó Arshad Ahmad Khan, médico del departamento de salud de Nowshera, en el noroeste del país.

Alem Zeb explica que rechazó las gotas de vacunación contra la poliomielitis para sus hijos, de dos y siete años, porque eran “veneno».

«La vacuna contra la poliomielitis destruye el esperma”, dijo a CNN desde su casa en Peshawar, ubicada al noroeste del país. “Es una campaña de Occidente para dejar inválidos a los niños musulmanes”, dijo. “Estados Unidos da fondos para destruir a los musulmanes y para hacerlos esclavos por medio de ese tipo de campañas”, agregó.

Los grupos de ayuda han reclutado a líderes religiosos para comunicar a los preocupados padres que las vacunas no son parte de un plan de Occidente para esterilizar a sus hijos.

“Vamos puerta a puerta en cada barrio con las personas que, por algún motivo, se niegan [a vacunar a sus hijos], y les damos garantías”, dijo Mohammad Asim, jefe de la escuela religiosa Idara-e-Taleem-ul-Quran, en declaraciones distribuidas por la Unicef. “Para algunas personas la visita del imán es suficiente”, agregó.

A principios de este año, la Iniciativa para la Erradicación Mundial de la Poliomielitis (GPEI) lanzó un Plan de Acción de Emergencia con el objetivo de vacunar a suficientes niños como para detener la transmisión de la enfermedad a finales de este año.

Hasta ahora su intensa campaña ha logrado reducir el número de casos en lo que va del año, tras sólo registrarse 16 en Pakistán a finales de mayo, en comparación con los 36 del mismo período el año pasado, según una declaración conjunta de los grupos de ayuda.

No obstante, para frenar por completo la transmisión de la poliomielitis dicen estos grupos que, cada año, por los menos el 95% de los niños de Pakistán deberían ser vacunados a través de las distintas campañas nacionales. Las gotas orales de vacunación deben administrarse varias veces a cada niño antes de lograr un efecto de total inmunización.