CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Economía

España ocupa el centro de la crisis de la eurozona tras la crisis bancaria

Por cnninvitationsaccount

Por Irene Chapple

(CNN) — España se encuentra en el centro de la crisis financiera de Europa. El país sufre los altos costos de la deuda, la fuga de capitales del sistema bancario y los niveles devastadores de las tasas de desempleo.

Grecia se tambalea hacia la expulsión de la eurozona; sin embargo, la situación de España es la principal preocupación. Si una economía tan importante falla, las consecuencias podrían ocasionar un caos sin precedentes en Europa y en el mundo entero.

¿Está tan mal la situación en España?

El ministro de Finanzas de España, Cristóbal Montoro, reconoció esta semana que era “técnicamente imposible” que España pudiera salir de la crisis por sus propios medios y que el país necesitaba ayuda para obtener fondos. El crédito del país se ha congelado tras el rescate de Bankia, el cuarto banco más grande de España.

El mes pasado, Bankia requirió de un rescate de 19,000 millones de euros (23,700 millones de dólares), causando pánico en los mercados. Con esto, la deuda soberana a 10 años de España alcanzó un interés de casi un 7%, tasa considerada como insostenible que ha desencadenado rescates en otros países de la zona euro.

El ex primer ministro español, Felipe González, advirtió la semana pasada que el país está en “estado de emergencia absoluta” y que cree que la crisis actual es “la peor que se ha padecido”.

España es la cuarta mayor economía de la eurozona, detrás de Alemania, Francia e Italia, y comprende el 11% del PIB del bloque. En contraste, el PIB combinado de Grecia, Portugal e Irlanda, países que ya han sido rescatados dentro de la eurozona, suman menos del 6% de la economía de la región.

¿Cómo llegó España a esta situación?

El sector bancario de España ha sufrido por años las consecuencias de las malas inversiones, en su mayoría en el sector inmobiliario, ocasionadas por los bajos costos de los créditos y el clima soleado del país.

De acuerdo con Julio Embid, politólogo del grupo de estudios Fundación Alternativas, el auge del sector inmobiliario, entre 2002 y 2008, fue impulsado en parte por las oleadas de europeos retirados procedentes del norte que adquirieron casas para vacacionar en sitios como Valencia y Murcia. Agregó que durante este lapso, las familias adquirieron casas costosas por medio de hipotecas a muy largo plazo. Cuando la economía colapsó en 2008, la gente perdió sus empleos y por ende, sus hogares.

El precio de los bienes raíces ha caído entre un 30% y un 50%, dejando a los bancos y cajas españolas con un inventario inmobiliario con un valor muy inferior al inicial. Cientos de miles de casas quedaron sin venderse durante este auge y quienes quieran comprarlas se verán en dificultades para obtener un crédito.

Embid señala que otro factor que contribuyó a la crisis fueron los nombramientos de directivos de las cajas con fines políticos. “Muchos directivos eran políticos locales de poca monta o alcaldes, sin experiencia en finanzas”, dijo.

¿Qué ha hecho España para sortear el temporal?

El gobierno implementó el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) en 2009 para ayudar a reorganizar el sector bancario, y ha recibido reconocimiento internacional por los esfuerzos realizados a la fecha.

De acuerdo con el reporte de abril del Fondo Monetario Internacional, el país ha disminuido la cantidad de instituciones financieras de 45 a 11. En el reporte se subrayaba que “las autoridades están, con toda razón, enfocándose en fortalecer al sector bancario”.

En el reporte se agregó que las autoridades están demostrando “un adecuado sentido de urgencia” y se advirtió que “a menos que las instituciones débiles sean organizadas rápida y adecuadamente, los bancos sólidos sufrirán de manera innecesaria por la continua pérdida de la confianza de los mercados en el sector bancario”.

Los bancos han calculado que las deudas problemáticas ascienden a 300,000 millones de euros; aún no se sabe cuál será el costo total de la recuperación.

¿Qué problemas adicionales enfrenta España?

Además de los problemas en el sector financiero, España podría tener que responder por las deudas de varios gobiernos regionales que han visto caer sus calificaciones.

España también sufre una crisis de desempleo; más de la mitad de los habitantes menores de 24 años están desempleados y en esa situación se encuentra uno de cada cuatro de la población total. En consecuencia, el índice de desempleo en la eurozona ha alcanzado el 11%, el más alto desde la creación de la unión, en 1999.

El FMI se encuentra en España para llevar a cabo su revisión económica anual, se espera que la misión termine a finales de este mes.

¿Por qué se está derrumbando la economía?

La situación en España se ha desarrollado como una “tormenta perfecta”: los capitales están siendo retirados del país a pesar de la imperiosa necesidad de evitar estos retiros y de apoyar al sistema bancario. Esto deja a España en una precaria situación financiera, aleja a los inversionistas y sube los costos de su deuda aumentando la posibilidad de la necesidad de un rescate.

Este es un recordatorio de que los gobiernos están íntimamente ligados a sus sistemas bancarios, vitales para su economía.

En Irlanda, el sector bancario sufrió una crisis inmobiliaria similar que obligó al país a solicitar un rescate de 67,500 millones de euros en 2010.

A últimas fechas, la capacidad de España para salir del problema por sí misma podría depender del ánimo de los mercados. Los inversionistas están de por sí nerviosos con la posibilidad de la salida de Grecia de la eurozona y reaccionarán mal a otra mala situación en España.

La agencia Standard & Poor’s estima en una a tres las probabilidades de la salida de Grecia de la zona euro; sin embargo, dice que aún no se sabe cuál sería el impacto en el resto de las naciones.

Aunque es probable que otros países abandonen la unión, S&P dice que “es difícil que otros países le sigan… habiendo visto las consecuencias económicas de beneficiarse de la devaluación de la moneda nacional”.

Los problemas de Europa se exacerbaron la semana pasada con las terribles noticias procedentes de Estados Unidos; las cifras oficiales muestran que en mayo se crearon tan solo 69,000 empleos de los 150,000 proyectados.

¿Cuál es la postura de Madrid respecto a los recortes en los servicios públicos?

El escenario de España como epicentro de la crisis ha alimentado el debate acerca del valor de la austeridad frente al estímulo.

Grecia, primer país de la zona que recurrió al rescate, se ha sometido a las medidas de austeridad desde 2010. Sin embargo, su economía se ha sumido aún más en la recesión; las esperanzas de dejar de depender de la ayuda externa en un lapso de dos años hoy parecen irreales.

La insistencia en recortar gastos ha causado una reacción en contra de los políticos que respaldaron el plan. Los griegos votarán de nuevo el 17 de junio tras el fracaso de la primera elección celebrada en mayo; aún no se sabe si los votantes apoyarán a sus ministros o si votarán para rechazar sus exigencias.

España también ha implementado medidas de austeridad para intentar combatir la crisis. La edad de retiro se aumentó de 65 a 67 años; los salarios del sector público y la asistencia social han sido reducidos.

El líder del Partido Popular Conservador, Mariano Rajoy, quien derrotó avasalladoramente al Partido Socialista en noviembre de 2011, se ha enfocado en recortar los costos y las reformas laborales. Sin embargo, al igual que otros países frágiles dentro del bloque del euro, la economía de España sigue siendo vulnerable y los niveles de desempleo van a la alza.

Algunos líderes europeos están expresando sus preocupaciones respecto a las medidas de austeridad, entre ellos el primer ministro italiano, Mario Monti, quien ha lanzado advertencias sobre las reacciones a tales políticas.

Los académicos y empresarios se están involucrando en el debate de estas políticas; el billonario George Soros dijo en esta semana en un discurso que se está aplicando “un remedio equivocado” para la crisis. “No se puede reducir la deuda disminuyendo la economía, la única forma de salir de esta es creciendo”, dijo. Agregó que se tienen tan solo tres meses para enmendar los errores y revertir las tendencias. Ello, dijo, requiere de “extraordinarias medidas políticas”.

¿Qué sigue para España?

El martes se efectuó la subasta de bonos gubernamentales de España, con el fin de financiar el gasto gubernamental, y se reunieron poco más de 2,000 millones de euros. Las tasas de los bonos a 10 años aumentaron hasta el 6.1% en comparación con el 5.8% de la emisión anterior.

El país se enfrenta al pago de casi 13,000 millones en bonos que vencen el próximo mes; en octubre próximo vencerán 20,000 millones de euros más. Toda vez que se espera poder cubrir el pago de los bonos que vencen en julio, la cuenta de octubre podría probar ser problemática, de acuerdo con Symonds. “Para entonces deberíamos tener una mejor idea de cuánto dinero se requerirá para recapitalizar los bancos españoles”, dijo. El FMI emitirá su reporte del sector bancario la próxima semana, a la vez que los consultores contratados por el gobierno español publicarán sus hallazgos sobre los balances de los bancos a finales de este mes.

A lo largo de Europa, los políticos intentan sortear la crisis. El miércoles se anunciaron los planes para formar una unión bancaria coordinada que tome el lugar de los gobiernos nacionales para hacer frente a las futuras crisis. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso dijo que la propuesta era “un paso esencial” hacia la unión bancaria que haría más responsable a este sector. Sin embargo, no se logrará a tiempo para resolver la actual crisis bancaria de España.

La atención permanece sobre Grecia y su inminente elección, en lo que el economista jefe de Schroders, Keith Wade, llama “un duelo” con la Unión Europea. Aún no se sabe quién cederá primero ni cuáles serán las consecuencias para Grecia, España y el futuro del Euro.

Aaron Smith, Alfred Souza y Ben Rooney, de CNNMoney, y Al Goodman, de CNN, contribuyeron con este reportaje.