(CNN) - El expresidente de Egipto Hosni Mubarak fue declarado "clínicamente muerto" poco después de llegar a un hospital militar en El Cairo, al que fue trasladado luego de sufrir un derrame y un paro cardiaco, dijeron fuentes médicas a la agencia de noticias estatal Mena.

Sin embargo, el general Mamdouh Shaheen, de Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas del país, dijo a CNN que "Mubarak fue trasladado al hospital militar de Maadi en helicóptero. Tuvo un infarto y su corazón se paró, y se salvó gracias a choques eléctricos para luego ser conectado a un respirador", dijo.

"Se le formó un coágulo en el cerebro, pero no está clínicamente muerto, aunque su salud se está deteriorando y su estado es crítico", agregó la fuente militar.

Previamente, el vocero oficial del fiscal de Egipto, Adel Saeed, había dicho que autoridades carcelarias le habían informado que "el corazón de Mubarak se ha parado y utilizaron choques eléctricos para resucitarlo. Ahora está bajo respiración artificial y médicos del Centro Médico Internacional lo examinarán".

TV Nilo informó por su parte que Mubarak sufrió un derrame.