(CNNEspañol.com) - El canciller ecuatoriano Ricardo Patiño denunció este miércoles que el gobierno de Gran Bretaña amenazó con asaltar la embajada andina en Londres si no entregan al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

"Hoy hemos recibido por parte del Reino Unido la amenaza expresa y por escrito de que podrían asaltar nuestra embajada en Londres si el Ecuador no entrega a Julian Assange", dijo el canciller en conferencia de prensa.

Patiño también informó que el gobierno ecuatoriano anunciará este jueves a las 7 de la mañana hora local su decisión sobre la solicitud de asilo de Assange.

El funcionario dijo que "el ingreso no autorizado de cualquier autoridad británica al recinto de la embajada del Ecuador sería una violación flagrante del artículo 22 de la Convención de Viena sobre derecho de lo tratados, así como del artículo 2.4 de la carta de las Naciones Unidas que prohíbe expresamente a los estados el uso de la fuerza y la amenaza del uso de la fuerza como ha sido en este caso".

En un comunicado, la cancillería británica reaccionó diciendo que “consistentemente hemos hecho nuestra posición clara en las discusiones con el gobierno del Ecuador. El gobierno británico tiene la obligación legal de extraditar al señor Assange a Suecia para que enfrente las acusaciones de delito sexual y ofensas que tiene en este país y estamos decididos a cumplir con esta obligación”.

El pasado 19 de junio, Assange acudió a la embajada de Ecuador para pedir asilo después de que la Corte Suprema británica rechazara una apelación a la decisión de extraditarlo a Suecia, su última opción en las cortes de ese país.

Dos días después, la Policía Metropolitana informó que había violado las condiciones de su libertad bajo fianza y que sería arrestado si dejaba ese edificio.

Dos mujeres han acusado a Assange de agresión sexual durante una visita que hizo a Suecia en agosto de 2010, en conexión con la divulgación de documentos del Ejército de Estados Unidos por parte de WikiLeaks.

Assange fue arrestado en Gran Bretaña en diciembre de ese año y desde entonces ha tratado de evitar la extradición con el argumento de que es una venganza contra su organización por la publicación de secretos estadounidenses.

WikiLeaks, que facilita la filtración de información secreta, ha publicado más de 250.000 cables diplomáticos confidenciales, lo que ha causado problemas entre gobiernos. También ha publicado cientos de miles de documentos estadounidenses clasificados sobre los conflictos en Iraq y Afganistán.