CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Obama dice que prefiere estar con su familia a estar buscando acuerdos políticos

Por (CNNEspañol.com)

Por Jessica Yellin, CNN

(CNN) – El presidente de Estados Unidos Barack Obama rechazó las críticas de que no pasa suficiente tiempo entablando relaciones con personas importantes en Washington que pueden ayudarle a materializar su agenda política.

En una entrevista con Jessica Yellin de CNN, Obama dijo que está determinado a sacar tiempo para su familia.

“A veces el hecho de que Michelle y yo no hagamos el circuito y no vayamos a las cenas con la gente es percibido como que somos indiferentes”, dijo Obama. “En realidad tiene más que ver con nosotros siendo padres”.

El presidente ha sido criticado por no conseguir más acuerdos bipartidistas, especialmente dado que la promesa de su campaña en 2008 era acabar con las divisiones partidistas e ideológicas cuando estuviera en el cargo.

Algunos de los aliados decepcionados con el presidente se han quejado de que su aparente renuencia a construir relaciones con más miembros del Congreso y con expertos en Washington le ha dificultado conseguir sus objetivos.

En la entrevista, que será emitida como parte del documental ‘Obama revelado: el hombre, el presidente’,Obama sugirió que está dispuesto a construir esas relaciones, pero que con frecuencia no asiste a compromisos sociales porque prioriza el tiempo en casa con sus hijas.

“Algunas veces los fines de semana, podemos rechazar alguna invitación de esto o lo otro porque estamos tratando de sacar tiempo para la familia”, dijo Obama. “Y creo que a veces eso es interpretado como que yo no quiero estar afuera saludando a la gente y consiguiendo acuerdos. Eso tiene más que ver con la etapa en la que estamos en nuestras vidas”.

Cuando se le preguntó sobre si eso cambiaría si es elegido para un segundo periodo, Obama dijo: “Mi esperanza es que después de estas elecciones, las personas tendrán la oportunidad de dar un paso al costado y decir ‘¿Sabes qué? Las diferencias que nos dividen no son tan importantes como los lazos que nos unen como estadounidenses’”.

“Y estoy seguro que algo de eso necesitará un esfuerzo adicional de mi parte. En lo posible, veremos más esfuerzos del otro lado, también”, agregó.

David Maraniss, autor de las biografías del expresidente Bill Clinton y de Obama, dijo que el actual presidente “no se va a convertir en un gran político transaccional” como lo fue Clinton.

“Bill Clinton era desbalanceado. Pasaba el tiempo entre las 6:00 y las 9:00 p.m. hablando con la gente en el Congreso”, dijo Maraniss. “Mientras que el presidente Obama básicamente está con su familia durante esas horas, que es algo balanceado para hacer en la vida, pero no necesariamente bueno para un presidente”.

Una de las amigas y asesoras más cercanas de Obama, Valerie Jarrett, dijo que Obama “quiere ser el padre que él nunca tuvo”.

El presidente ha sido criticado por los republicanos por lo que ellos consideran como una falta de voluntad para comprometerse, particularmente con los asuntos legislativos.

La senadora republicana Olympia Snowe de Maine, que trabajó de cerca en el presidente el principio de su mandato, dijo que no está segura de que Obama “entienda completamente la relación e interacción que ocurre entre el presidente y la rama legislativa”.

“De alguna forma, él piensa que el Congreso tiene su propio trabajo y ‘yo el mío’”, dijo Snowe. “Pero tenemos que interactuar realmente el uno con el otro, al fin y al cabo, para trabajar por este país”.

El presidente dijo que varias veces ha contactado al Congreso esperando conseguir soluciones bipartidistas, incluso a la expensa de la condena de los miembros de su propio partido. Fue el Partido Republicano, dijo, el que hizo que cruzar las fronteras partidistas fuera algo casi imposible.

“Si algo, creo que he recibido mucha crítica de parte de mi propio partido por ir e intentar solicitar la cooperación republicana”, dijo Obama.

“El hecho es que desde el principio se tomó la decisión, de parte de algunos de los líderes republicanos, de que trabajar con el presidente no era algo bueno políticamente”.