Riesgo de más inundaciones en Luisiana tras el paso del huracán Isaac
Casas inundadas en Braithwaite, Luisiana, como consecuencia de las lluvias de Isaac en agosto.

Por George Howell, CNN

(CNN) – El crecimiento del nivel de un río por las lluvias amenazó con inundar cientos de casas en Luisiana el domingo mientras los vestigios del huracán Isaac se movieron por el Sudeste de Estados Unidos.

El sábado se ordenó la evacuación obligatoria para algunas áreas de la parroquia de St. Tammany, en donde hay riesgo del desbordamiento del río Pearl. Aunque el domingo fue levantada la orden de evacuación, las autoridades dijeron que se deben tener precauciones. El peligro  más grave es la posible falla de la exclusa en un canal, en donde las autoridades reencauzaron algo del agua el sábado para aliviar la presión sobre la estructura.

“Tenemos una lista de 20 a 25 vecindarios que podrían verse afectados”, dijo la presidenta de la parroquia Pat Brister. “No tengo la cifra de personas en ese momento, pero varios barrios quedarían afectados”.

Los residentes no podrán regresar a sus casas hasta que se asegure la integridad estructural de la exclusa, dijeron las autoridades.

Los meteorólogos proyectan que el nivel del río Pearl crezca el lunes a seis metros, más de metro y medio por encima de nivel de inundación. Eso resultará en una “gran inundación” en al menos dos subdivisiones territoriales cerca a las orillas y amenaza las áreas en la zona sudeste de la parroquia, según informó el Servicio Meteorológico de Estados Unidos.

Los vestigios de Isaac, entretanto, se movieron hacia el noreste el domingo, después de llevar unas muy necesitadas lluvias al Medio Oeste de Estados Unidos, que había sufrido de sequías. Misuri e Illinois recibieron hasta 15 centímetros de lluvia el sábado.

El Servicio Meteorológico emitió una alerta de inundación el domingo para partes de Kentucky y Tennessee así como para el centro de los montes Apalaches.

Isaac produjo al menos 19 muertes en Haití y al menos cuatro más en Luisiana y Misisipi después de tocar tierra la semana pasada como huracán categoría 1 –en el séptimo aniversario del huracán Katrina- cerca a la desembocadura del río Misisipi.

La tormenta representó la primera prueba verdadera para Nueva Orleans tras una inversión federal de 14.500 millones de dólares para reconstruir el sistema de control de inundaciones de la ciudad después de que colapsara durante Katrina en 2005. El huracán Katrina mató alrededor de 1.800 personas, la mayoría de ellas cuando la tormenta llenó el sistema de diques y provocó la inundación de la ciudad.

Aunque fue mucho más débil que Katrina cuando tocó tierra, Isaac se movió con lentitud y llevó mucha lluvia sobre Luisiana y Misuri. En la parroquia de Plaquemines, cerca a la desembocadura del río Misisipi, las casas y negocios se inundaron después de que un dique fallara. Las autoridades abrieron grietas en los diques en áreas estratégicas en la parroquia, esperando sacar esa agua “en cinco a siete días”, dijo el presidente de esa parroquia Billy Nungesser.

Cientos de miles de personas en la región estuvieron sin electricidad el domingo, incluyendo al menos 320.000 personas usuarias de la empresa Entergy Louisiana.