CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Boxeo

Muhammad Ali, “campeón de la libertad”

Por CNN en Español

(CNNMéxico) — El exboxeador Muhammad Ali fue reconocido el pasado jueves como un “campeón de la libertad” tras recibir la medalla de la libertad que otorga el Centro Nacional de la Constitución de Estados Unidos.

La lucha de Ali por los derechos civiles y religiosos, y ahora con su lucha a favor de los enfermos del mal de Parkinson, la cual tiene desde 1982, fueron la razón por la cual se le otorgó la presea al encarnar los principios de la constitución estadounidense.

“Los principios fundadores de este país permiten a Muhammad defender sus principios”, dijo Lonnie Ali, esposa del pugilista durante la ceremonia celebrada en Filadelfia.

Ali estuvo acompañado también de su hija, Laila Ali, así como de las medallistas olímpicas en Londres 2012, Claressa Shields y Susan Francia.

Un reconocimiento dirigido para “individuos de valor y convicción, que se esfuerzan por asegurar los beneficios de la libertad a la gente alrededor del mundo”, señala el comunicado del centro.

La cantante Roberta Flack interpretó para el campeón el tema El sueño imposible.

El excampeón mundial de peso completo que este año cumplió 70 años recibió este reconocimiento en el marco de los festejos del aniversario 225 de la Constitución de los Estados Unidos

“Ali encarna el espíritu de la Medalla Libertad por abrazar los ideales de la Constitución —libertad, autonomía, igualdad, y empoderamiento— ayudando a difundirlos a lo largo del mundo”, dijo el expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton quien es el director del centro.

Descendiente de esclavos afroamericanos, Ali creció bajo la segregación sureña en los Estados Unidos, donde vivió. Se negó alistarse al ejército para combatir en Vietnam debido a sus ideas religiosas por lo que fue encarcelado y multado, quedando sin pelear varios años.

Ha participado como embajador de la paz en Líbano, Afganistán y en el Golfo Pérsico, y en la liberación de rehenes en conflictos bélicos.

“Siempre he querido ser más que un boxeador. Más que un tres veces campeón de peso completo. Quise usar mi fama, y esta cara que todos conocen bien, para ayudar a elevar e inspirar a la gente alrededor del mundo”, dijo alguna vez el púgil.