(CNNEspañol.com) - Si hay algo que le importa tanto al gobierno de Uruguay como a la gente vinculada a los caballos de carrera es que se potencia y preserve esta industria que genera empleo a 50.000 uruguayos.

Por eso, enseñar y certificar a jóvenes que han desistido de las escuelas y colegios es una forma de incorporarlos al mundo laboral y de asegurarse que la industria crezca.