Europa sorprende a Estados Unidos y se lleva la Copa Ryder
Martin Kaymer prepara el tiro del hoyo 18.

(CNN) – Europa le ganó sorpresivamente la Copa Ryder a Estados Unidos 14.5-13.5. En 1999, fue Estados Unidos quien dio la sorpresa al equipo europeo al remontar una desventaja de cuatro puntos para ganar en Brookline.

Este domingo en la edición 39 de la Copa Ryder–disputada en las afueras de Chicago-, Europa hizo la misma remontada de la mano de Martin Kaymer, que mantuvo la calma en el putt más dramático para asegurar el punto de la victoria.

Jugando vestidos de azul y blanco –como lo hizo el legendario Seve Ballesteros-, los europeos jugaron tan bien que habrían hecho sentir orgulloso al golfista español, a pesar de haber llegado al día final de la copa perdiendo 10-6.

“Es muy difícil describir mis emociones”, le dijo el capitán europeo José María Olazábal a Sky Sports.

“Cuando vi que tuvimos la oportunidad de tomar ventaja esta tarde, fue algo muy emotivo, y empecé a considerar la posibilidad de ganar”.

“Los chicos han estado increíbles. Empecé a pensar en mi amigo Seve y esto es para él”.

Aunque Estados Unidos dominó en los primeros dos días de la competencia, el domingo no pudieron responder ante unos europeos que estaban decididos a honrar la memoria de Ballesteros.

Liderados por Luke Donald, quien derrotó a Bubba Watson en el juego de apertura, Europa logró la victoria con el inglés Ian Poulter, quien ganó los cuatro partidos.

Poulter, que fue escogido por invitación de Olazábal, justificó su selección al derrotar al campeón del US Open Webb Simpson.

“Jugaron muy, muy bien”, dijo el capitán estadounidense Dovis Love III. “Hicieron los putts que tenían que hacer. Nunca hicimos ese gran tiro, tal vez no era nuestra semana”.

“Los europeos jugaron con clase y los felicito. Nunca dimos esto por sentado. Muchos fueron derrotados hoy, no sé si jugaron mal, pero no ganaron”.

“Hay muchas cosas que probablemente yo cambiaría ahora que no ganamos. Va a ser decepcionante cuando pensemos en lo bien que jugamos y no ganamos, pero la Copa Ryder es buena para el golf”.

Es la primera vez que Europa remonta cuatro puntos de desventaja.