(CNN) — Todo empezó con un cadáver en el patio delantero de una casa del sur de California.

Cuando los detectives que investigaban ese homicidio no resuelto en julio llegaron con una orden de registro este mes, descubrieron algo en su interior aún más grave: siete niños adoptados que relatan casos de abusos sexuales y golpes, viviendo en una casa que había sido convertida en un club de striptease.

Documentos de la corte llaman a la casa, de dos pisos, de terracota de estilo casero en la ciudad de Perris una "Zona Exótica".

El nivel más bajo del hogar, según las autoridades, se había convertido en un club de striptease con una plataforma, un poste de baile y una sala privada.

Cinco pastillas de éxtasis se encontraban en una silla en la cocina al alcance de los niños, dijeron las autoridades.

Los niños, de entre seis a 11 años de edad, dijeron a los trabajadores de protección infantil que habían visto fiestas en el club de striptease que se extendieron hasta el amanecer.

Los niños aseguraron que fueron golpeados con palos, cinturones y un bastón de metal. Estaban encerrados en sus habitaciones sin alimentos y eran amenazados con una pistola eléctrica, dijeron las autoridades.

Una niña de siete años de edad, dijo a las autoridades que fue abusada sexualmente en un piso del baño. Varios de los niños dijeron que vieron la violación.

La policía ha detenido a los dueños de casa Lacy Gregory Bernard, de 60 años, y LaQuron Lacy, de 43, quienes serán procesados a finales de este mes por múltiples cargos de abuso de menores.

Mientras tanto, el homicidio que estimuló el descubrimiento sigue sin resolverse.

En el Condado de Riverside los documentos de la Corte no dicen quiénes se han quedado con la custodia de los niños. Los menores, que a pesar de las supuestas palizas y el abuso sexual, dijeron a la policía que ellos llamaban "mamá" y "papá" a la pareja.

Rosalina Nieves contribuyó a este informe.