Por Iván Pérez Sarmenti

Buenos Aires (CNNEspañol.com) - Varios barrios del norte de la Ciudad de Buenos Aires amanecieron este lunes llenos de basura y con mal olor debido a un conflicto gremial.

Si bien ya se normalizó el servicio, las empresas recolectoras advirtieron que durante el día todavía podrá verse basura en las esquinas, hasta que puedan recoger la gran cantidad de residuos que se acumuló durante el fin de semana.

El conflicto, iniciado el viernes a última hora, afectó principalmente los barrios de Belgrano, Núñez, Palermo y microcentro e impedía la descarga de basura en las plantas de transferencia de la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse), empresa que se encarga de la disposición final de los residuos en la Ciudad de Buenos Aires.

Desde el viernes, los trabajadores frenaron el servicio para realizar asambleas, en el marco de una disputa sobre el futuro de los rellenos sanitarios.

Consultado sobre si existe temor a perder los puestos de trabajo debido a que el relleno sanitario en el predio de José León Suárez ya está colapsado, Oscar Marín, de la Asociación Gremial de los trabajadores de la empresa, indicó: "Estamos muy preocupados por la situación laboral de los 1.500 trabajadores y por la crisis medioambiental si las autoridades de turno no le dan respuesta".

Este relleno recibe 17.000 toneladas diarias de basura, de las cuales 6.000 las envía la Ciudad y el resto proviene de 27 municipios del Conurbano bonaerense.

Por su parte, el presidente del Ceamse, Raúl De Elizalde, justificó los inconvenientes en el servicio a los que calificó como "demoras" y que estos se produjeron por "las asambleas informativas" que llevaron a cabo los trabajadores.