El papa Francisco y el papa emérito Benedicto XVI almuerzan juntos

(CNN) – El recién instalado Papa Francisco almorzará con su predecesor hoy sábado, el Papa Emérito Benedicto XVI, en lo que será un encuentro sin precedentes en la historia de la iglesia. Puesto que hasta ahora un papa sólo tomaba las riendas de la Iglesia después de la muerte de su predecesor. Así que el almuerzo de hoy es un caso insólito.

Francisco, que fue nombrado oficialmente como el nuevo jefe de 1,2 millones de católicos del mundo el martes, ha hecho algunos cambios desde que asumió el timón – sobre todo mediante la adopción de un estilo más sencillo y personal llamando a la iglesia para servir a los pobres.

Fue elegido el 13 de marzo después de que Benedicto se convirtió en el primer Papa en casi 600 años en renunciar, citando la edad y fragilidad.

Francisco volarán a Castel Gandolfo en helicóptero hacia la cita para almorzar.
El castillo, en una colina con vistas a un lago, es la residencia papal de verano y ha sido el hogar de Benedicto desde que dejó la Ciudad del Vaticano el 28 de febrero.

El Papa emérito espera regresar a la Ciudad del Vaticano a finales de abril, una vez que el trabajo de restauración en un pequeño monasterio dentro de sus instalaciones se ha completado. Allí, él se dedicará a la oración y el estudio.

La pareja compartió el martes "una conversación telefónica larga y cordial", dijo el Vaticano. Benedicto XVI ha seguido con atención los acontecimientos de los últimos días, incluyendo la masiva toma de posesión de Francisco ante una multitud de simpatizantes y dignatarios.

El último Papa que ha renunciado en la historia de la Iglesia ha sido Gregorio XII. Se retiró en el año 1415 para ayudar a resolver la peor crisis institucional en la historia de la iglesia – un cisma que había dado lugar a tres pretendientes al papado. Parece poco probable que todos ellos se reunieron en un acogedor tete-a-tete en torno a una mesa para compartir una comida después de eso. Y cuando el ex ermitaño Celestino V renunció en 1294, después de seis meses en el cargo, fue encarcelado poco después por su sucesor, el Papa Bonifacio VIII.

Semana de mucho trabajo por delante
Francisco, por su parte, está empezando a marcar su línea en el nuevo cargo. La semana pasada aseguró que la pompa y la ceremonia de su toma de posesión están fuera del camino que propone para una Iglesia pobre para los pobres.

El viernes se reunió con el cuerpo diplomático del Vaticano y les agradeció el trabajo que hacen para "construir la paz y construir puentes de amistad y de fraternidad" con unos 180 Estados de todo el mundo.

"A través de ti me encuentro con sus pueblos, y por lo tanto en un sentido que pueda llegar a cada uno de sus conciudadanos, con sus alegrías, sus problemas, sus expectativas, sus deseos", dijo.

La semana que viene, la que conduce a la Pascua el domingo, el nuevo pontífice estará muy ocupado, comenzando por la Misa del Domingo de Ramos.

El jueves, romperá con la tradición con la celebración de la Misa de la Cena del Señor -que se centra en el gesto del lavatorio de los pies- impartiéndola en Casal del Marmo centro de detención juvenil, dijo el Vaticano.

El servicio en los últimos años ha tenido lugar en la Basílica de San Juan de Letrán, sede oficial del obispo de Roma.

"En su ministerio como Arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Bergoglio solía celebrar la misa en una prisión o en un hospital u hospicio para los pobres y marginados", dijo el Vaticano en un comunicado.

"Con esta celebración en el Casal del Marmo, el Papa Francisco continuará su costumbre, que se caracteriza por su contexto humilde".
No será la primera vez que visita la prisión. Él ya acudió allí en marzo de 2007 para celebrar una misa.