La privacidad en Internet ¿es cosa del pasado?

Por Stephanie Busari, CNN

(CNN) - El lanzamiento de la aplicación Facebook Home ha reinstalado el debate acerca de la privacidad en Internet y sobre el lugar de la red social en nuestras vidas.

Presentado la semana pasada, Home integra todos los servicios de Facebook en el sistema operativo de los teléfonos Android. Ya no será necesario descargar Instagram, Facebook Messenger y Facebook Camara; estas aplicaciones están integradas en Facebook Home, que aparecerá en la pantalla de inicio del usuario.

Como cada lanzamiento de la empresa cofundada por Mark Zuckerberg, Home ha despertado enormes críticas. El contribuidor de CNN Andrew Keen, un experto en economía digital, dijo: “Facebook quiere saber todo lo que hacemos para vender más publicidad. Muestra que Facebook no tiene ningún respeto por nuestra privacidad”.

“Son repulsivos y poco confiables y lo demuestran permanentemente”, agregó Keen.

Facebook respondió a las críticas en un comunicado indicando que la información recolectada por Home no sería distinta a la que ya monitorea el sitio, utilizada internamente para mejorar la experiencia del usuario.

Para los nativos digitales afines a las novedades tecnológicas, que comparten información de manera frecuente, la polémica puede parecer irrelevante.

Pero también podría argumentarse que la privacidad es una falsa ilusión camino a convertirse en un concepto obsoleto.

David Rowan, editor de la revista tecnológica Wired así lo piensa. “Nuestra idea de privacidad es muy del siglo XX”, le dijo a CNN en Names not Numbers, una conferencia sobre redes realizada en el Reino Unido hace poco.

“Toda la información personal es entregada a estas compañías privadas, que deciden de qué forma la utilizarán. Pierdes control de esa información”, sentenció.

En su próximo libro “¿Quién es dueño del futuro?”, el pionero digital Jaron Lanier plantea que los servicios online más grandes del mundo, como Google y Facebook, no son “gratuitos” dada la información que entregamos y con la que estas empresas ganan mucho dinero.

Pero, ¿podemos superar la idea de privacidad? Keen considera que si no actuamos con prisa, lo haremos. En su último libro, “Vértigo digital”, argumenta que en Silicon Valley, California, ya hay muchas personas que descartan la privacidad como algo arcaico, propio de otro tiempo.

Keen nos insta a pensar qué significa la privacidad en la llamada “era de la información”.

Utiliza términos apocalípticos para plantear un “futuro tenebroso y distópico” en un mundo de “transparencia radical”.

La tecnología parece dirigirse hacia un escenario en el que cada aspecto de nuestra existencia quede registrado, sea esa o no nuestra voluntad. Un escenario para el que no estamos listos, asegura Keen.

“Internet debe aprender a olvidar. Lo único que sabe es recordar. Eso no es muy humano”, dice y sostiene que olvidar es tan esencial a la condición humana como recordar.

Pero en el mundo actual, la documentación de cada acción y de cada deseo se está volviendo inevitable. Según Rowan, “cualquier persona que utilice un dispositivo electrónico entrega su rastro”.

Tan grande es el poder de los gigantes de Internet que el gobierno de los Estados Unidos ha lanzado el “día nacional de la privacidad”, una medida que apunta a generar conciencia entre los jóvenes sobre la importancia de la intimidad.

Keen también traza similitudes entre los impactos negativos de la Revolución Industrial y los del mundo digital, que es, afirma, “más profundo y de mayor alcance”.

“Así como una de las consecuencias de la industrialización fue la contaminación, la distribución de información y la invasión de nuestra privacidad son la contaminación de la era de la información”, concluye.