CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Huracanes

Huracanes

Después de la tormenta: “Pensé que aquella mujer iba a morir en mi camión”.

Por CNN en Español

(CNN) – Tina y Billy Clark vieron la nube en forma de embudo acercarse e hicieron lo que muchos de sus vecinos: “Sólo corrimos y nos escondimos en el armario,” según explicó Tina Clark a CNN después de uno de los muchos tornados que arrasaron la noche del miércoles su vecindario en el condado de Hood, 30 millas al suroeste de Fort Worth, Texas.

“Yo empujaba la puerta para que se mantuviera cerrada” explicó Billy Clark a CNN. “Se podía sentir la presión del interior de la casa. Era como tirar de la puerta un poco. Toda la casa temblaba. Sentía cómo la casa estaba siendo destrozada, pero no podía ver nada desde el interior dea armario, así que no sabía qué es exactamente lo que estaba pasando”.

“Se podía oír cosas golpeando la casa”, dijo su esposa.

Una vez pasada la tormenta, salieron del armario y comprobaron que su casa, tal vez debido a su ubicación en una pendiente, había escapado a lo peor de la tormenta.

Fue sólo después de meterse en su camioneta y tratar de salir de la zona de impacto cuando empezaron a darse cuenta de que a los demás no les había ido tan bien.

“Una vez que doblamos la esquina comprobamos que todo había sido destruido”, dijo Billy Clark.

Entonces encontraron a unos vecinos que les pidieron ayuda para llegar a un hospital. “Así que empezamos a cargar vecinos”, dijo Tina Clark.

Entre los pasajeros había dos niñas. “Ni siquiera podían caminar, estaban cubiertos de sangre”, dijo.

La pareja se encontró con una mujer y su hijo. “Nos explicaron que el tornado había aspirado el muro y las había expulsado de su casa”, dijo Billy Clark. “A la madre la había lanzado contra un árbol, abriéndole la cabeza”.

“Pensé que la señora iba a morir en mi camioneta”, dijo Tina Clark.

“El hijo, que salió para ir a por ella durante el tornado, dijo que el tornado lo lanzó a través de un campo y le cortó la cabeza con un pedazo de hoja de metal”.

Tina y Billy recogieron también otros niños. “Una niña no tenía ningún diente, se le habían caído todos”, dijo Billy Clark. “Y otra tenía huesos que se le salían de sus piernas, y una gran herida en el brazo”.

La pareja pronto se encontró la carretera bloqueada por árboles caídos y cables eléctricos. “No había forma de salir, así que nos llevamos a todos de vuelta a la casa y llamamos a la ambulancia, que sólo nos dijo que teníamos que esperar”, dijo Tina Clark.

En cambio, volvieron a la camioneta y condujeron de nuevo con sus pasajeros heridos hasta donde pudieron, y luego continuaron a pie. “Teníamos que llegar a los paramédicos ya que no podían llegar a nosotros”, dijo Tina Clark.

Tres personas fueron llevadas a un hospital cercano, y otras 13 personas fueron trasladadas a hospitales en el área metropolitana de Dallas-Fort, dijeron las autoridades.

Algunos de los pacientes fueron sometidos a amputaciones, dijo el Dr. Kerri Sistrunk, jefe de la unidad de trauma en el Lago Granbury Medical Center.

Por la tarde del viernes, siete personas desaparecidos habían sido encontradas, dijo la policía.

Pero muchos más no tenían casa en la que refugiarse, y 31 personas dormían en un refugio de la noche del jueves.

“Lo que siempre me sorprende de cosas así es la rapidez con la vida puede cambiar totalmente”, dijo el gobernador Rick Perry Viernes después de recorrer Granbury.

Un barrio duramente golpeado
La devastación de lo que según el Servicio Meteorológico Nacional fueron al 16 tornados que mataron a seis personas, se concentró en el barrio Clark de Rancho Brazos.

De las 110 casas que había allí la tarde del miércoles, “apenas queda alguna intacta”, dijo Mario Flores, director de operaciones de campo Habitat for Humanity, que construyó 61 casas en el barrio.

“Cincuenta y ocho estaban de ellas estaban dañadas, desde problemas de menor importancia a la destrucción total”, dijo Flores. “Es una escena de devastación total”.

“Cuando se mira hacia abajo, donde solían estar el resto de casa, no hay nada”, dijo Daniel Layne dijo a KTRK. “Coches apilados, en los árboles, o incluso hay un coche en el depósito de agua”.

Él y su esposa, Amanda, habían esperado dos años para pasar a una de las viviendas de Hábitat.

“Rancho Brazos ha desaparecido literamente”, dijo Amanda Layne.

Un equipo de la encuesta para el Servicio Meteorológico Nacional llegó a la conclusión de que el tornado que pasó por este barrio era un EF4 – la segunda clasificación más grave en una escala de cero a cinco.

Para algunos, la duración de su pérdida sigue siendo un misterio.

Ronna Cotten es una de las que no han vuelto, después de haber sido avisada de que tardará días en poder volver a entrar a comprobar “si siguen ahí nuestras pertenencias”.

Ella permanece en la casa de una mujer que la recogió en un centro de rescate la noche del miércoles.

La madre de cuatro hijos, sobrevivió agarrándose al pomo de una puerta mientras los vientos arrasaban su casa.

“Me siento muy afortunada, porque estamos vivos”, dijo.