(CNNMéxico) - Tres personas murieron y decenas quedaron heridas este jueves tras el choque de dos trenes de pasajeros en la periferia de Buenos Aires, informaron fuentes oficiales.

La Unidad de Gestión Operativa Mitre Sarmiento (UGOMS), que opera los trenes que chocaron en Castelar, a 30 kilómetros al oeste de Buenos Aires, informó que hay víctimas fatales y entre 35 y 40 heridos, tras el accidente ocurrido a las 7:07 horas (local).

El alcalde de Morón, Lucas Ghi, admitió en que "hay víctimas fatales", pero evitó dar cifras precisas, mientras que el delegado ferroviario, Rubén Sobrero, aseguró que una mujer y dos hombres fallecieron, reportó la agencia Télam.

"Sobre la cantidad de víctimas fatales espero la confirmación del juez que se hizo presente. Hay varias decenas de heridos, aproximadamente entre 50 y 60 heridos", dijo a la prensa el alcalde.

"La formación 3725 chapa 19 se encontraba detenida entre las estaciones de Morón y Castelar sentido ascendente, cuando, por motivos que aún se desconocen, la formación 3727 chapa 1 embistió de atrás a la formación que se encontraba detenida", informó en un comunicado la UGOMS.

Decenas de ambulancias llegaron al lugar, donde rescatistas y voluntarios sacaban a pasajeros atrapados por el choque.

El choque se produjo en la línea Sarmiento del ferrocarril, la misma que en febrero de 2012 registró un accidente con 51 muertos y más de 700 heridos, cuando un tren lleno de pasajeros embistió el paragolpes de la terminal del barrio de Once en Buenos Aires.

"No sabemos el motivo real de esta nueva tragedia. Es exactamente igual que lo que pasó el 22 de febrero. Las condiciones son iguales, los cambios son cosméticos. Soy un padre con la vida destrozada que ve como la tragedia se repite", declaró a la prensa Pablo Meneghini, cuyo hijo Lucas murió en el accidente de febrero de 2012, y que se acercó al lugar, según AFP.

En febrero pasado, familiares de los fallecidos y heridos en Once criticaron el "silencio" del gobierno, y que un año después no existan culpables.

Un juez comenzó un proceso por el accidente de 2012 contra 28 personas, entre ellos los exsecretarios de Transporte, Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime, el conductor del tren, Marcos Antonio Córdoba y los hermanos Mario y Claudio Sergio Cirigliano, dueños de la empresa concesionaria de la línea, llamada Trenes de Buenos Aires (TBA).

Tras la tragedia de 2012, sindicatos del sector manifestaron que habían denunciado la inseguridad por el deterioro del sistema ferroviario desde hace años.

Según el experto ferroviario Agustín Campero, en Argentina “hay una falta de inversión, una falta de control y falta de sanciones sobre los responsables de administrar el sistema ferroviario”.

Esto ha causado que el sistema ferroviario sea “cada vez sea más inseguro”, dijo Campero a CNN en Español en febrero pasado.

Más noticias de actualidad en CNNMéxico.com