CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias Recientes

Decenas de muertos en Egipto en batallas campales con piedras, cuchillos y pistolas

Por CNN en Español

CNN Ben Wedeman, Reza Sayah, Ian Lee, Becky Anderson y Karl Penhaul están reportando desde Egipto.

Cairo (CNN) –
Egipto es una nación dividida.

La batalla sobre quién debería dirigir el país y qué gobierno refleja la voluntad democrática del pueblo se ha extendido a las calles de nuevo hoy sábado.

Una parte del país lucha por el restablecimiento del primer presidente elegido democráticamente en Egipto, Mohamed Morsy, a quien los militares retiraron a la fuerza de su cargo el miércoles.

La otra mitad del país aplaudea los militares y está luchando para mantener alejado a Morsy entre acusaciones de que su gobierno se estaba acercando a un mandato autocrático.

Cada bando acusa al otro de frustrar la democracia. Miles de personas, que han llenado las plazas públicas en todo el país, se enfrentan entre ellos con una violencia letal.

El viernes, el conflicto dejó 30 muertos. Al menos 1.077 más resultaron heridos, según dijo el Ministerio de Salud de Egipto el sábado.

Hubo disparos cuando los manifestantes pro-Morsy corrieron hacia el complejo de la Guardia Republicana en El Cairo el viernes, donde creen que Morsy se encuentre detenido. Fue arrestado, cuando los militares lo destituyeron el miércoles, y las autoridades no han confirmado su paradero.

Cuatro personas yacían muertas tras este asalto, según dijeron el Ministerio de Salud y las autoridades médicas. Otras 65 personas sufrieron heridas en enfrentamientos allí.

Los soldados abrieron fuego contra ellos con munición real según dijo el brazo político de los Hermanos Musulmanes, el Partido Libertad y Justicia. Las fuerzas de seguridad negaron los datos un informe de la televisión estatal.

Este viernes, el conflicto dejó 30 muertos por la lucha entre los partidarios de Morsi y de la Hermandad Musulmana, y las fuerzas de seguridad. Al menos 1.077 personas más resultaron heridas, informó el Ministerio de Salud este sábado.

Hubo disparos cuando los simpatizantes de Morsi protestaron frente al complejo de la Guardia Republicana en El Cairo este viernes, donde creen que se encuentra detenido el expresidente.

Ahí murieron cuatro personas y otras 65 quedaron lesionadas, según el Ministerio de Salud y autoridades médicas.

Los soldados abrieron fuego, señaló el brazo político de los hermanos musulmanes, el Partido Libertad y Justicia. Las fuerzas de seguridad negaron los señalamientos en un informe en la televisión estatal.

Choques en las calles

Este viernes, algunos partidarios de Morsi rodearon un cuerpo afuera del complejo de la Guardia Republicana. Algunos lloraban. A unos metros de distancia, los manifestantes se enfrentaron con soldados que estaban tras una barricada de alambre de púas.

Los soldados detonaron granadas de aturdimiento y lanzaron gas lacrimógeno, repeliendo a algunas personas. Otras resistieron. Agitaban banderas egipcias y sostenían fotos de Morsi.

Hombres que llevaban a un hombre ensangrentado lo sacaron de en medio de la batalla.

Al caer la noche, los opositores a Morsi se enfrentaron con sus partidarios en un puente cerca de la Plaza Tahrir. Mientras algunos arrojaban piedras y fuegos artificiales, cientos de personas corrieron para cubrirse. Decenas de soldados, respaldados por vehículos blindados, llegaron al puente para separar a los manifestantes.

Fuera de la Universidad de El Cairo, simpatizantes del expresidente formaron cadenas humanas este viernes, mientras que otros gritaban: «¡La policía es asesina!”

El manifestante Mohamed Ismail dijo que escuchó disparos y vio a hombres que portaban cuchillos y armas de fuego. «Vi a decenas de personas cayendo», dijo.

La agencia de noticias estatal Al Ahram reportó el uso de armas para controlar a la multitud en los enfrentamientos. Al menos doce personas murieron en la ciudad portuaria de Alejandría.

La «segunda revolución»

Durante semanas, los opositores a Morsi circularon peticiones de su renuncia. Siguieron con días de protestas callejeras; los partidarios de Morsi respondían con mítines a favor de su gobierno. En algunos momentos hubo enfrentamientos sangrientos. Decenas de personas murieron.

Morsi se negó a cumplir con un ultimátum para formar un gobierno con sus oponentes, y el Ejército lo depuso.

Él llegó al poder después de un levantamiento popular de activistas de la democracia, islamistas y otros que querían la destitución del expresidente autócrata Hosni Mubarak en febrero de 2011.

Mubarak apareció este sábado en un nuevo juicio sobre su presunta participación en el asesinato de manifestantes durante su expulsión. Un tribunal lo declaró culpable el año pasado, pero apeló el fallo. El nuevo juicio comenzó en mayo.

Morsi no pudo solucionar la debilitada economía del país o detener el crimen creciente, los cuales se agravaron durante su mandato. Fue visto por muchos, incluidos activistas de derechos humanos, como cada vez más autocrático.

Adly Mansour, jefe de la Corte Constitucional Suprema del país, fue juramentado este jueves como presidente interino. De inmediato disolvió la Cámara alta del parlamento de Egipto, el Consejo de la Shura, y nombró a un nuevo jefe de la inteligencia, según un reporte de la televisión estatal.

Las autoridades egipcias buscan a miembros de la Hermandad Musulmana para arrestarlos.