CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

El fundador de Amazon dice haber encontrado los motores del ‘Apolo 11’

Por Juan Andrés Muñoz

Por Elizabeth Landau, CNN

(CNN) — El fundador y director general de Amazon, Jeff Bezos, rescató este año un tesoro hundido en el Atlántico: componentes de dos cohetes propulsores modelo F-1. Ahora dice que son los motores del Apollo 11, la primera misión que llevó a los astronautas estadounidenses a la Luna.

Bezos es consciente de que no podría haber ocurrido en un mejor momento, ya que el sábado se conmemoró el aniversario del alunizaje de 1969.

“Hace 44 años, Neil Armstrong pisó la Luna y ahora recuperamos una maravilla tecnológica crucial que hizo que todo eso fuera posible”, escribió Bezos en su blog.

Bezos felicitó al equipo de restauradores de la Cosmoesfera y Centro Espacial de Kansas por sus esfuerzos.

Uno de los restauradores descubrió que en uno de los costados de las enormes cámaras de combustión tenía escrito el número “2044” con pintura negra. Lo encontró al usar luz negra y un filtro óptico especial.

publicidad

Este 2044 no era ningún misterio. De acuerdo con Bezos, corresponde con el número 6044 de la NASA, el número de serie del motor F-1 número 5 de la misión Apollo 11.

El restaurador siguió trabajando en la cámara de combustión y, tras eliminar más óxido, encontró una etiqueta en la superficie metálica en la que se leía “Unidad No. 2044”.

“La restauración es un trabajo laborioso que requiere cantidades notables de paciencia y de atención a los detalles; estos chicos tienen ambos”, dijo Bezos, refiriéndose a los restauradores de Kansas.

Un magnate de las ventas al menudeo en internet podría parecer un entusiasta inusual de los artefactos y la historia del Apollo 11, pero Bezos dijo que recibió la inspiración para soñar en grande cuando vio por televisión la misión original a la Luna en 1969, cuando tenía cinco años.

El director de Amazon anunció en marzo que su equipo de investigadores había descubierto un grupo de cohetes propulsores gigantes a los que describió como “un mundo de maravillas submarino, un increíble jardín escultórico de motores F-1 retorcidos”. Los encontraron a 4,267 metros de profundidad cerca de las costas de Florida.

Los motores F-1 propulsaron el cohete Saturn V que llevó a la Luna a Neil Armstrong, Buzz Aldrin y la misión Apollo 11. Sin embargo, los motores se eyectaron después del despegue y se creía que se habían destruido o perdido para siempre.

Bezos dijo en 2012 que quería encontrar los cohetes propulsores del Apollo 11, pero señaló que muchos de los números de serie se perdieron total o parcialmente.

“El fuego y la agresiva corrosión de los componentes de 43 años bajo el agua eliminaron o cubrieron la mayor parte de los números de serie originales”, escribió este viernes en su blog.

Cada motor pesa casi nueve toneladas y vienen en grupos de cinco. Entregaban 32 millones de caballos de fuerza mediante la combustión de 2,700 kilos de combustible cada segundo y juntos llevaron al mayor cohete de la historia a 61 kilómetros de altitud en menos de tres minutos.

Después de hacer su trabajo, los cohetes cayeron al océano a 8.000 kilómetros por hora. Ahí permanecieron durante décadas sin ser descubiertos hasta que el equipo de Bezos los encontró por medio de un sofisticado sonar.

Lee: De sostenes a trajes espaciales, una historia no contada sobre el Apollo 11

“La tecnología que se usó para recuperarlos es tan increíble en sí como la tecnología del mismo Apollo”, escribió Bezos en marzo. “Los vehículos de Operación a Distancia trabajaron a una profundidad de más de 4,200 metros conectados a nuestro barco por medio de fibra óptica y cables que les transmitían más de 4.000 voltios de electricidad”.

Su equipo sintió los ecos de la misión lunar mientras exploraban las gélidas profundidades del océano: “La negrura del horizonte. El lecho marino gris y sin color”.

Los motores, que llevaron a los aventureros espaciales a la Luna, ahora son el tesoro de una raza diferente de exploradores. Bezos dijo que pretende exhibir los aparatos “en donde tal vez inspiren algo asombroso”.

(Con información de Brian Walker)