(CNN Español) - El papa Francisco se despidió el domingo de los jóvenes brasileños con un emotivo discurso en el que dijo que antes de partir ya sentía nostalgia.

"Marcho con el alma llena de recuerdos felices; y éstos –estoy seguro- se convertirán en oración. En este momento comienzo a sentir un inicio de nostalgia".

Francisco agradeció el entusiasmo de los los voluntarios de la Jornada Mundial de la Juventud.

"Tengo la certeza de que Cristo vive y está realmente presente en el quehacer de innumerables jóvenes y de tantas personas con las que me he encontrado en esta semana inolvidable".

"Cristo está preparando una nueva primavera en todo el mundo. Yo he visto los primeros resultados de esta siembra, otros gozarán con la abundante cosecha", dijo el sumo pontífice de la Iglesia Católica.

El papa también agradeció a la presidenta Dilma Rousseff: "Doy las gracias a la señora presidenta por haberse hecho intérprete de los sentimientos de todo el pueblo de Brasil hacia el sucesor de Pedro".

Durante su último día en Brasil, Francisco le pidió a la juventud que se "rebele" contra la "cultura de lo provisional y de lo relativo"

En el aeropuerto, antes de partir y así como lo hizo en otras ocasiones, Francisco les solicitó a sus seguidores que recen por él.

"El papa se va, les dice 'hasta pronto', un 'pronto' ya muy nostálgico y les pide, por favor, que no se olviden de rezar por él. El papa necesita la oración de todos ustedes", dijo.