(CNN) - Habrá que convencer a los saudíes de dejar la comodidad de sus carros para que comiencen a utilizar el transporte público.

El gobierno de Arabia Saudita cree en esta posibilidad y lo demostrará invirtiendo 22 mil millones de dólares en un megaproyecto que potenciará el transporte público en la capital Riad.

La construcción de la red de metro comenzará a principios del año que viene e incluirá más de 176 kilómetros de recorrido y 85 estaciones. Conectará el centro de la ciudad con universidades, el aeropuerto, un nuevo distrito financiero y áreas comerciales.

Los primeros trenes, que contarán con aire acondicionado y estarán divididos en tres categorías distintas, comenzarían a funcionar en 2019. Durante la construcción, se tratará el proyecto de transporte público más grande del mundo, empleando a decenas de miles de trabajadores, aseguraron los responsables de la iniciativa.

La compañía española Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), al frente de un consorcio con varias empresas internacionales, construirá tres de las seis líneas que formarán el nuevo sistema de metro. La estadounidense Firm Bechtel y la italiana Ansaldo STS liderarán los otros dos consorcios.

Los autobuses y los trenes son por lejos la segunda opción para los habitantes de Riad. Según FCC, solo el 2% de los trabajadores en la capital utilizan el transporte público para ir a sus trabajos, mientras que el resto opta por los carros. Un dato que no debería sorprender dado el bajo precio de la gasolina en el país, la segunda más barata del mundo detrás de Venezuela, según Bloomberg. Informes sugieren que el gobierno saudí evalúa la posibilidad de aumentar su precio para impulsar al transporte público.

La expansión del transporte colectivo de pasajeros estará acompañada por un aumento poblacional significativo. La población, hoy de 5,3 millones, se ha duplicado desde 1990 y se estima que sea de ocho millones para el año 2030.

“Riad hoy es una de las ciudades de mayor crecimiento y nuestros ciudadanos merecen un sistema de transporte público que potencie su calidad de vida. También ayudará a reducir la congestión de tránsito y mejorará la calidad del aire”, dijo Ibrahim Bin Muhammad Al Sultan, presidente de la Autoridad de Desarrollo Arriyadh y miembro de la Alta Comisión para el Desarrollo de Arriyadh.

Más allá del tamaño de la red, se espera que los imponentes diseños de algunas de las nuevas estaciones lleven a los ciudadanos a privilegiar el transporte público.

El estudio Zaha Hadid Architechs construirá la estación del Distrito Financiero King Abdullah. Con seis plataformas a lo largo de cuatro pisos y con conexiones a tres de las nuevas líneas, los arquitectos buscarán levantar un espacio público multifuncional.

Según los arquitectos, la fachada blanca del edificio ayudará a reducir el fuerte calor y las líneas onduladas intentarán recrear los patrones generados por los vientos y las dunas del desierto.