(CNN Español) - El excandidato presidencial venezolano Henrique Capriles dijo este jueves que acudirá a la Organización de Naciones Unidas y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para denunciar supuestas irregularidades en las elecciones del 14 de abril en Venezuela.

En entrevista con Patricia Janiot en el programa Panorama Mundial, de CNN en Español, el líder opositor aseguró además que "probablemente iremos a parlamentos e instancias de Mercosur y Unasur. Sigo en la lucha por la verdad. El Tribunal Supremo de Justicia ni siquiera permitió que esto pudiera ser llevado a un juicio para que allí se ventilaran las pruebas. Esto es una historia a la que todavía le queda mucho, esta es una lucha que no excluye otras", aseguró.

Las declaraciones de Capriles se dan luego de conocerse la sentencia del máximo tribunal venezolano donde se declaró inadmisibles los recursos de impugnación en contra de la elección presidencial del 14 de abril ganada por Nicolás Maduro por estrecho margen.

Capriles asegura que ese dictamen lo convence de que ganó las elecciones del 14 de abril.

A juicio de Capriles, existe un “secuestro institucional” que incluye al TSJ, al Consejo Nacional Electoral, y a la Asamblea Nacional, “Maduro está al frente del gobierno no porque el pueblo lo eligió, sino porque las instituciones permiten que él esté allí”.

“Maduro es como decimos los venezolanos, un bate quebra’o (…) dijo. "Tenemos una persona que está allí por un secuestro institucional”.

El también gobernador del estado Miranda añadió que antes de solicitar otras medidas como un referendo revocatorio, la oposición debe concentrarse en las elecciones regionales del 8 de diciembre en su país.

"Es una gran oportunidad de expresarnos con respecto al Gobierno que tenemos, que cada día cae en su popularidad. El problema en Venezuela no es solamente Miraflores, sino el secuestro institucional. Maduro está enfrente no por el pueblo, sino porque las instituciones se lo permiten. La lucha es derrotar democráticamente a quien no es demócrata".

También llamó a los otros pueblos de América Latina a rechazar los cambios constitucionales que permitan reelecciones indefinidas de los presidentes, como el “mal ejemplo del gobierno de Venezuela”, pues consideró que a la larga acarrean corrupción, abusos y control absoluto de las instituciones.