Científicos prueban con éxito una vacuna contra la malaria

Por Matt Smith y William Hudson, CNN

(CNN) — Investigadores estadounidenses dicen haber probado con éxito una vacuna contra la malaria en un pequeño grupo de voluntarios, y que esperan realizar pronto una prueba a gran escala.

La vacuna incluye varias inyecciones intravenosas de una forma debilitada de la enfermedad, reportaron este jueves científicos de los Institutos Nacionales de Salud, la Marina, el Ejército y otras organizaciones. Aunque los resultados son prometedores, se necesitan más pruebas de campo, según los investigadores.

La enfermedad, propagada por mosquitos en los trópicos, mata a alrededor de un millón de personas al año, y afecta  a 200 millones de personas en todo el mundo.

El doctor William Shaffner, jefe del departamento de medicina preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt, calificó los resultados de "avance científico", pero podrían pasar entre ocho ay10 años antes de que la vacuna pueda ser probada científicamente, aprobada y distribuida.

"Esta no es una vacuna que esté lista a corto plazo para quienes viajan a países en vías de desarrollo", dijo Schaffner a CNN. "Sin embargo, desde el punto de vista de la ciencia que estudia una de las tres grandes infecciones que causan muertes en del mundo, es un notable avance. Y todos van a estar muy pendientes de la próxima prueba para ver si funciona".

Los hallazgos se publicaron este jueves en la revista Science. En las pruebas participaron 57 personas, incluidas 40 que recibieron la vacuna entre octubre de 2011 y octubre de 2012.

Los investigadores señalan que seis de los voluntarios que recibieron cinco dosis intravenosas de la vacuna no contrajeron la malaria tras quedar expuestos al parásito microscópico. De nueve que recibieron cuatro dosis, tres contrajeron la enfermedad.

Schaffner, que no formó parte del estudio, dijo que intentos anteriores utilizando inyecciones en la piel o en el músculo no funcionaron. Varias inyecciones intravenosas son "una pésima forma" de administrar una vacuna, pero "en tiempos desesperados se requieren medidas desesperadas", agregó.