La policía egipcia evacua una mezquita ocupada por seguidores de Morsy

Cairo (CNN) — Fuerzas egipcias han evacuado una mezquita en El Cairo que se había convertido en el epicentro de los enfrentamientos del sábado entre los manifestantes y el ejército, según ha confirmado el portavoz del ministerio militar Hani Abdel-Latif.
– Los altercados del viernes dejaron más de 170 fallecidos
– El viernes de la ira en el Cairo
– Viajar a Egipto
– Seis claves para entender qué está ocurriendo en Egipto

Cientos de partidarios del depuesto presidente Mohamed Morsy se habían atrincherado en la mezquita Al-Fateh en el centro de El Cairo desde el viernes.

Sin comida ni suministros médicos, pero temerosos de las represalias si se retiraban, los manifestantes rechazaron la demanda de los militares para que abandonaran el edificio. La situación se agravó cuando las fuerzas de seguridad dispararon al minarete de la mezquita, alegando que había francotiradores disparando contra ellos.

Al final, las fuerzas de seguridad lograron expulsarlos del lugar.

Los enfrentamientos en la mezquita amenazaban con extender por Egipto una nueva jornada de violencia generalizada el sábado.

Los disturbios políticos precedieron al golpe militar que derrocó a Morsy, y sus seguidores han celebrado manifestaciones masivas contra el gobierno interino y sus aliados.

Ambas partes se acusan mutuamente de instigar la violencia.

"No estamos ante una lucha política", dijo el asesor presidencial provisional Mustapha Higazi. "Estamos frente a la guerra librada por fuerzas extremas".

El portavoz se refirió a los manifestantes como terroristas y advirtió que "lo que vemos en las calles no serán aceptados".

El gobierno instó a los manifestantes pro-Morsy a "entrar en razón" y unirse al resto de los egipcios.

"Expresamos nuestro más profundo pesar y nuestras condolencias a aquellos que han derramado su sangre", dijo Higazi.

Al menos 173 personas han muerto en todo el país desde que comenzaron las protestas masivas del viernes, dijo el gobierno.

Fue una semana especialmente sangrienta en Egipto, ya que el gobierno provisional establecido mediante un golpe militar pretende restaurar la estabilidad en el país, mientras que los partidarios Morsy luchan para restaurar el ex presidente elegido democráticamente en el poder.

Sin un final a los enfrentamientos en la vista, la presión sobre la comunidad internacional aumenta, planteando preguntas sobre la ayuda y la diplomacia en África del Norte y Oriente Medio.

El gobierno intensificó su retórica el sábado, culpando a los manifestantes – en particular los afiliados a los Hermanos Musulmanes – de atacar comisarías, iglesias y civiles.

El futuro de los Hermanos Musulmanes y otros estará sujetos a las evaluaciones con respecto a su situación jurídica, dijo Higazi.

Los miembros de la Hermandad Musulmana, que no han participado en actos de violencia, y que quieran "unirse a la marcha pacífica de Egipto hacia el futuro" serán bienvenidos, pero otros se enfrentan a la ley, dijo.

El portavoz del gobierno interino también acusó a los medios de comunicación internacionales de dar informaciones sesgadas y contar una historia incompleta.

Las fuerzas de seguridad egipcias dispararon desde una de las torres de la mezquita contra los simpatizantes del presidente depuesto Mohamed Morsi, reportó este sábado la televisión estatal.

Al menos 173 personas fueron asesinadas en Egipto durante las protestas de este viernes, dijo un vocero del gobierno.

Un hijo del líder espiritual de la Hermandad Musulmana, Mohamed Badie, fue asesinado durante una protesta cerca de una mezquita este viernes, informó el partido Libertad y Justicia en su página web este sábado.

Ammar Badie, de 38 años, murió de dos balazos, uno en el cuello y otro en la cabeza. El partido es brazo político de la Hermandad Musulmana.

Las autoridades egipcias han arrestado a 1.004 integrantes de la Hermandad Musulmana en medio del caos y el derramamiento de sangre en Egipto, informó el Ministerio del Interior en un comunicado este sábado.

El Ministerio detalló que las autoridades confiscaron siete granadas de mano, cinco armas automáticas, armas, pistolas y 710 cartuchos.

Cientos de manifestantes dejaron la escena de un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad en El Cairo este sábado en un evento aparentemente pacífico después de días de caos y derramamiento de sangre.

El ataque en al Fateh, una morgue improvisada

Otros manifestantes se quedaron dentro de una mezquita en al Fateh en la Plaza Ramses y no estaba claro de inmediato si eran libres de quedarse o irse del lugar.

Las fuerzas de seguridad se mantuvieron afuera de la mezquita, aparentemente para evitar que cualquier persona entrara al lugar, pero no interfirieron con quienes estaban retirándose.

La televisión estatal Nile TV desplegó un encabezado que indicaba: “Las fuerzas de seguridad lograron desalojar a un gran número de simpatizantes de Morsi de una mezquita en al Fateh”.

Unos 90 minutos después de que las primeras personas desalojaran el lugar, Nile TV reportó que las fuerzas de seguridad habían cerrado las puertas principales de un patio de la mezquita después de escuchar disparos. Pero una transmisión en vivo de televisión continuó mostrando a las personas congregándose afuera de la mezquita.

La mezquita de al Fateh se convirtió en una morgue improvisada y un hospital de campo para la Hermandad Musulmana durante los enfrentamientos este viernes en el centro de la Plaza Ramses, donde los manifestantes prometieron un “Viernes de la ira” por el derrocamiento militar del presidente depuesto Mohamed Morsi.

Cerca de 1.000 personas fueron reportadas como refugiadas en la mezquita después del anochecer.

Después de amanecer este sábado, el ejército egipcio entró a la mezquita y habló con los manifestantes, de acuerdo al video que transmitió el sábado el canal privado Al Hiwar, simpatizante y transmisor de Morsi.

Entre tanto, en un video transmitido en el canal privado egipcio networkOnTV, los vehículos del ejército pudieron ser vistos afuera de la mezquita.

Más temprano, la agencia estatal EGYNews, citando a las autoridades militares, reportó que las fuerzas de seguridad ofrecieron seguridad a los manifestantes que se encontraban en la mezquita.

Tras unas horas de tensión, cientos de manifestantes abandonaron la mezquita de Al Fateh este sábado, terminando posiblemente un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad.

Una transmisión en vivo de la televisión no mostró ninguna interferencia de las fuerzas de seguridad en el desalojo.

En otro lugar en El Cairo, el Ejército se enfrascó en batallas nocturnas con bandas itinerantes de manifestantes, reportaron los medios estatales.

Los helicópteros dieron vueltas alrededor y hubo reportes de que los manifestantes armados estaban tratando de tumbar los helicópteros. El humo flotaba a través de la Plaza Ramses por un incendio que engulló un edificio comercial cercano. No fue clara la causa del incendio.

Los conteos de los muertos continuaron elevándose en la confrontación violenta que empezó este miércoles cuando un estimado de 580 personas fueron asesinadas y 4.000 heridas cuando las fuerzas militares desalojaron a simpatizantes de Morsi en los campamentos en El Cairo.

La Hermandad Musulmana, a la que pertenece Morsi y las autoridades de seguridad que derrocaron al presidente el 3 de julio, continuaron acusándose mutuamente de instar a la violencia.

La agencia estatal EGYNews informó que manifestantes armados atacaron la estación de policía en el centro de El Cairo, matando al jefe de la policía. Desde este miércoles, 52 oficiales de la policía han sido asesinados, informó la televisión estatal, corrigiendo un reporte anterior que informó de 64 oficiales muertos.

La televisión estatal también dijo que 25 estaciones de policía y 10 iglesias habían sido atacadas. El gobierno interino ha culpado a la Hermandad Musulmana por los ataques.

Los ataques no se han limitado a los simpatizantes de Morsi y las fuerzas de seguridad. Un número de espectadores, residentes y periodistas han sido asesinados mientras la violencia se extiende.