(CNN Español) - La ONG Human Rights Watch reveló en Colombia un informe al que llamó “El riesgo de volver a casa”. La investigación, que duró año y medio, concluye que en ese país 21 líderes campesinos que reclamaban sus tierras  fueron asesinados desde 2008 hasta la fecha.

El estudio describe el drama que viven miles de colombianos que buscan regresar a sus territorios con la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras del Gobierno.

A pesar de que Human Rights  Watch califica esta iniciativa como una de las mas importantes en materia de derechos humanos del gobierno colombiano, advierte de las dificultades que enfrenta su implementación.

Según indicó José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la organización, de las 43.500 familias que se acercaron al Estado para reclamar sus derechos desde que se inició la ley hace dos años, hasta ahora se han dictado alrededor de 140 sentencias favorables que ordenan la restitución de tierras de esas  personas.

“Lamentablemente hasta ahora solo una familia, hasta el 31 de julio de este año, ha podido cumplir su sueño”, dijo Vivanco.

Además, a los defensores de los derechos humanos de estos campesinos también los amenazan.

El presidente Juan Manuel Santos ha ordenado incrementar la presencia militar en regiones donde existen amenazas contra líderes campesinos que reclaman sus tierras, para garantizar su seguridad.

En entrevista con Patricia Janiot de CNN, Vivanco enfatizó en la pertinencia que la Ley de Víctimas pero señaló que el riesgo y las amenazas son persistentes para quienes reclaman sus tierras y a los funcionarios gubernamentales.

"La solución de fondo es que se hagan investigaciones, que se castigue, que las personas vean que los delincuentes que se han apoderado de sus tierras no están libres o impunes, y que la fuerza pública no mantenga una actitud de tolerancia", dijo Vivanco.