(CNN Español) - El escándalo por el espionaje a las comunicaciones de varios gobiernos sigue generando mas protestas contra Estados Unidos.

Hoy el portavoz de la Casa Blanca dijo que EE.UU. no está monitoreando y no va a monitorear las comunicaciones de la canciller alemana Angela Merkel.

Así se lo aseguró en una llamada telefónica Barack Obama a Merkel, después que su gobierno obtuviera información según la cual el teléfono celular de la canciller sería blanco del programa de espionaje.

La Casa Blanca además aseguró que revisa la forma en que se realiza la vigilancia electrónica de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) a raíz de las filtraciones de Edward Snowden.

Además, el director de inteligencia nacional de Estados Unidos afirmó que las acusaciones hechas por un diario francés acerca de que la interceptó más de 70 millones de llamadas telefónicas en Francia durante 30 días, son falsas.

En un comunicado escrito dado a conocer por la oficina de James Clapper, se afirmó que los "recientes artículos publicados en el diario francés Le Monde contienen información inexacta y engañosa sobre las actividades de inteligencia en el extranjero de Estados Unidos".

Según el comunicado, Estados Unidos sí recopila inteligencia "del tipo que es recopilada por todas las naciones".

El presidente Barack Obama y el presidente francés Francois Hollande hablaron del tema el pasado lunes, de acuerdo con la Casa Blanca.

"El presidente (Obama) y el presidente Hollande discutieron recientes revelaciones en la prensa, algunas de las cuales son distorsiones sobre nuestras actividades y algunas de las que causan preguntas legítimas de nuestros amigos y aliados sobre cómo se emplean esas capacidades", afirmó la Casa Blanca.