CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Economía

La ciudad donde nació BlackBerry lucha por sobrevivir en medio de la crisis

Por CNNEspañol sjv

Por Julianne Pepitone, CNNMoney 

(CNNMoney) — El bar irlandés Molly Bloom’s, ubicado en una plaza en la misma calle que las oficinas centrales de Blackberry en Waterloo, Ontario, disfrutó, por años, de un negocio constante a la hora del almuerzo y después del trabajo, gracias a los empleados de BlackBerry.

«Solíamos sacar 20 silla extras y apretarlas para la hora del almuerzo, cuando más gente venía», dijo el propietario de Molly Blomm’s, Brian Watson. «Pero no las hemos tocado en todo este año».

El servicio a la hora del almuerzo en Molly Bloom’s, un negocio de 13 años, ha bajado «tan dramáticamente», dijo Watson, que se ha visto forzado a enviar al personal a casa temprano porque no hay suficiente trabajo para un turno completo. Pero un grupo grande sí pasó a almorzar recientemente: un equipo de empleados de BlackBerry que habían sido despedidos.

Estas tristes escenas han llegado a ser comunes y corrientes en la ciudad natal de BlackBerry, a medida que la compañía canadiense de teléfonos inteligentes, que una vez dominó el mercado, ha sido forzada a realizar oleadas de despidos masivos a lo largo de los años. Este mes, BlackBerry empezó su serie de despidos más pronunciada hasta ahora: la compañía está en proceso de despedir a 4.500 empleados, o el 40% de su fuerza laboral.

Otros restaurantes y bares de la ciudad también han notado una «gran desaceleración», dijo Watson, y esto no muestra señales de que va a detenerse. Los nuevos teléfonos inteligentes de BlackBerry no lograron resucitar a la empresa esta primavera y su futuro es incierto.

publicidad

Incluso el leal cuadro de desarrolladores locales que crean aplicaciones para los dispositivos BlackBerry, están empezando a perder la esperanza.

Kirk Zurell dice que sus compañeros desarrolladores de aplicaciones del área de Waterloo todavía prestan atención a la plataforma de BlackBerry porque es local. Sin embargo, «gran parte de ese optimismo ha cambiado»,  incluso durante las últimas semanas.

«Empiezas a escuchar un poco de cinismo por primera vez», dijo Zurell. «No hay condena absoluta, pero se están haciendo la misma pregunta que todos los demás: ¿Qué pasará con BlackBerry? Es como si estuvieran esperando las consecuencias».

BlackBerry una vez fue el héroe de Waterloo. Ahora, es a la vez un historia de éxito y un cuento con moraleja.

Los lugareños dicen que BlackBerry es la inspiración de cientos de nuevas empresas locales en Waterloo, pero admiten que también es una lección sobre lo que ocurre cuando no innovas. Recalcarán que Waterloo sobrepasó a BlackBerry hace mucho tiempo — pero acto seguido, te dirán que construir «la próxima BlackBerry» es todavía el sueño.

Ya sea para bien o para mal, está claro luego de hablar con personas en el área de Waterloo —la cual a menudo se agrupa con la ciudad cercana de Kitchener— que la influencia de BlackBerry todavía se cierne en su ciudad natal.

«Como canadienses, somos más o menos conocidos por ir por el bronce», dijo Iain Klugman, quien dirige la incubadora Communitech en el corazón de la escena de empresas nuevas en Waterloo. «Pero BlackBerry nos mostró que podíamos tener grandes ideas. Le presentaron esta comunidad al mundo».

Sin embargo, Klugman y otros se apresuran a señalar que Waterloo no es una ciudad de una sola empresa: La Universidad de Waterloo es muy conocida alrededor del mundo por su programa de ingeniería. La ciudad alberga otras grandes compañías de tecnología, como OpenText y Desire2Learn; de igual forma cuenta con oficinas de otros gigantes estadounidenses, como Google. Y Communitech, de Klugman, ha ayudado a que la región gane una reputación como una de las mejores ciudades para nuevas empresas en el mundo.

Los lugareños señalan que el sorprendente éxito de Waterloo como un centro de tecnología se debe en gran parte, al hecho de que está muy conectado a la comunidad, donde las personas celebran los éxitos de los demás.

No obstante, eso también significa que sienten el dolor de BlackBerry con mayor intensidad.

«Ver que BlackBerry está en problemas duele mucho», dijo Cédric Jeannot, fundador de I Think Security, una empresa nueva con sede en Kitchener. «Somos una ciudad muy pequeña. Aquí, todo el mundo conoce a alguien que trabaja allí.. o solía hacerlo».

BlackBerry ha sido mucho más que un simple empleador para Waterloo. Los cofundadores de BlackBerry, Mike Lazaridis y Jim Balsillie, personalmente han donado cientos de millones de dólares a causas locales, y la empresa recluta activamente a estudiantes de la Universidad de Waterloo.

Eso se suma a la notable lealtad que BlackBerry ha ganado de los lugareños, algunos de ellos argumentan que los informes de la muerte de la compañía han sido exagerados.

«Cometieron errores pero creo que la cobertura de la prensa ha sido demasiado sesgada», dijo Jeannot. «Si BlackBerry fuera una empresa estadounidense, no creo que veríamos informes tan funestos».

Sin embargo, muchos ni siquiera hicieron comentarios para este artículo, a manera de aclarar las cosas. Para cierto contingente de residentes de Waterloo, parece que golpear al líder local es menospreciar a la ciudad en sí, y los funcionarios de la ciudad han desalentado dicho comportamiento.

Según el periódico canadiense Globe and Mail, una agencia económica de Waterloo envió notas a los dueños de la compañía el año pasado sobre cómo lidiar con los medios de comunicación, enseñándoles que debían «demostrar una confianza continua en el potencial de BlackBerry».

Eso pudo haber disminuido un poco durante el año pasado, pero la confianza en Waterloo, por lo menos, permanece constante.

Hay razones para creer que Waterloo seguirá en pie después de BlackBerry. Communitech, por ejemplo, adoptó a más de 500 nuevas empresas este año, en comparación a sólo 50 hace cinco años. Hay una gran ventaja en el ámbito tecnológico en Waterloo, el cual se ha vuelto lo suficientemente exitoso como para absorber a los ex-empleados de la compañía, y superar los fracasos de la misma.

«En Waterloo, no dependemos de nadie», dijo Tim Jackson, el vicepresidente de relaciones universitarias de la Universidad de Waterloo   «Puedo decirte que el resto del mundo está más preocupado que nosotros».

Por supuesto, si tu sustento depende de BlackBerry, no es tan sencillo seguir adelante.

Pero muchas personas involucradas en el ámbito tecnológico de Waterloo tienen la esperanza de que «la próxima BlackBerry» se levantará para llenar el vacío.

«Definitivamente a tener otro BlackBerry» dijo Jackson, el representante de la universidad. «Hemos creado el ambiente y alguien va a construir la siguiente gran compañía canadiense. Sólo es una cuestión de tiempo».