Por Karla Cripps

(CNN) — Es una hermosa tarde en la playa.

El sol brilla, mientras te diviertes en las olas y luces el bronceado torso que tanto ejercitaste en el gimnasio durante todo el invierno.

De pronto, una aguda sensación de ardor llega a tu piel.

Te acaba de picar una medusa.

Si las advertencias de los expertos son ciertas, los nadadores alrededor del mundo pueden esperar experimentar estos indeseados toques con mucha más frecuencia que antes. "Las medusas y el turismo no son buenos aliados", dice la Dra. Lisa-Ann Gershwin, autora del libro "Stung! On Jellyfish Blooms and the Future of the Ocean", publicado recientemente.

Gershwin dice que los populares complejos turísticos en las playas alrededor del mundo están viendo un enorme aumento en el "brote" de medusas, un resultado de la pesca en exceso y los cambios en la temperatura del agua.

"Las Rivieras francesas y españolas, la Bahía de Cheaspeake, la Gran Barrera de Coral, Hawai... algunas de las cifras son sorprendentes", dice la científica estadounidense, quien vive en Australia.

"En Hawai ha habido ocasiones en las que 800 o 1.000 personas han sido picadas en un día. En España o Florida, no ha sido poco común en años recientes que a medio millón de personas sufran picaduras de medusas durante un brote. Estas cifras sencillamente son impresionantes".

A principios de octubre, un gran número de medusas tapó la entrada de agua de refrigeración en una planta nuclear sueca, lo que llevó a los operadores a cerrar de forma manual la producción en su reactor más grande.

En Irlanda, un brote de medusas, según informes, mató a miles de salmones de piscifactoría, según el Irish Times.

Este verano, el sur de Europa experimentó una de sus peores plagas de medusas de la historia. Los expertos en el lugar han estado informando sobre un constante aumento en el número de medusas en el Mar Mediterráneo durante años.

Según un informe titulado "Revisión de los brotes de medusas en el Mar Negro y Mar Mediterráneo", escrito por Fernando Borea, de la Comisión General de Pesca en el Mediterráneo y las Naciones Unidas, los científicos están estudiando lo que los viajeros en el Mediterráneo han estado experimentando por años.

"En la última década... los medios de comunicación han informado acerca de un alto número de brotes de plancton gelatinoso, que sólo va en aumento", lee el informe. "La razón detrás de estos informes es que miles de turistas son afectados por picaduras, la industria pesquera se ha visto perjudicada e incluso disminuida a causa de las medusas".

Aunque menciona que brotes significativos de medusas "han estado presentes desde tiempos antiguos y son parte del funcionamiento normal de los océanos", el informe hace referencia al calentamiento global y a la pesca en exceso (la cual elimina a los depredadores de las medusas) como causas del aumento en la población de medusas en años recientes.

La situación en el Mediterráneo fue lo suficientemente grave como para llevar a la oficina británica de asuntos exteriores a emitir una advertencia a sus ciudadanos que se encontraban de vacaciones en la costa sur de Europa, con el fin de que estuvieran pendientes de las medusas.

La medusa más letal del mundo

Existen más de 2.000 especies de medusas que habitan las aguas del mundo.

La mayoría de picaduras son completamente inofensivas. Algunas te dejarán sintiendo un dolor insoportable.

Por otro lado, están las asesinas.

Gran parte de las medusas más letales del mundo son medusas de caja, lo cual se refiere a la forma de cubo de la especie.

"Hay varias especies de medusas de caja grandes que han causado muchas muertes; entre éstas está la chironex fleckeri en Australia, chironex quadrigatus en Japón y especies relacionadas en Tailandia, Papúa Nueva Guinea e Indonesia", dice el profesor adjunto Jamie Seymour, un biólogo especialista en venenos en la Universidad James Cook, de Australia.

También se conoce como la avispa del mar y medusa de caja del norte de Australia, la chironex fleckeri posiblemente es el animal más venenoso del mundo. Sus tentáculos pueden alcanzar distancias de hasta tres metros de largo, mientras que su umbrela es aproximadamente del tamaño de la cabeza de un humano. Puede encontrarse a lo largo de las aguas tropicales del Indo-Pacífico.

Un primo cercano y otro aspirante al trofeo del "más venenoso del mundo" es la medusa Irukandij, la cual es del tamaño de un dedal.

Te deseo suerte si quieres revisar las aguas en busca de esta medusa antes de meterte. "Qué tan tóxicas que son es sólo increíblemente aterrador e igualmente fascinante", dice Gershwin.

"Aún el roce más ligero -ni siquiera lo sientes- y ¡bam! experimentas un dolor como nunca antes, tienes dificultad para respirar, no puedes mover tus extremidades, no puedes dejar de vomitar y tu presión va de aumento en aumento".

"En realidad es sorprendente en cuántos lugares se encuentran alrededor del mundo; lugares que nunca esperarías: Hawai, el Caribe, Florida, Gales, Nueva Caledonia, Tailandia, Malasia, Filipinas, India... al igual que Australia".

¿Hay algún lugar seguro?

"Más y más, los lugares alrededor del mundo que son afectados por problemas de medusas con turistas están desarrollando sistemas de predicción, para que los turistas sepan qué lugar es un lugar seguro", dice Gershwin.

La ironía, dice, es que los turistas que evitan cierta área por el riesgo conocido pueden cambiar sus planes de ir a una playa "segura" cuyos oficiales son menos sinceros respecto a la situación de las medusas, con lo que se ponen aún en mayor riesgo.

Un error común es pensar que lugares como Indonesia, Tailandia, Malasia y las Filipinas están libres de las medusas peligrosas.

"Las medusas ocupan todas las aguas, de polo a polo, y en distintas profundidades", dice Gershwin. "Aquellas que son letales se encuentran en una latitud de 40 grados norte a 40 grados sur".

"Australia es bastante franca respecto a los peligros de medusas, y también es asertiva respecto al manejo de seguridad, mientras en otros lugares hay presencia de medusas, pero muchos tienen menos información acerca de ellas o, en algunos casos, simplemente no quieren hablar de ello. Creo que los turistas deben estar conscientes de los peligros locales, y no deben esperar que necesariamente les provean información.

Qué hacer si te pican

Gracias al famoso episodio de "Friends", que salió al aire en 1997, millones de personas creen que es buena idea tratar una picadura de medusas con orina.

En realidad, orinar sobre una picadura de medusa no es buena idea.

Un informe publicado en la revista Scientific American dice que la orina en realidad puede hacer que el aguijón de la medusa libere más veneno.

Mientras tanto, existe un debate respecto a qué funciona en realidad contra una picadura de medusa.

Muchos doctores dicen que todo depende de si la picadura ocurrió en aguas tropicales o no tropicales.

Si ocurrió en aguas tropicales, la persona afectada debe lavar el área con vinagre para desactivar cualquier nematocisto -las partes del aguijón- que todavía estén presentes.

"Si se lava el área con agua dulce, el efecto será lo opuesto", dice el informe en Scientific American. "Cualquier cambio en el balance de las disoluciones, como la concentración de sales dentro y fuera del cnidocito (una célula venenosa) desencadena la picadura".

En Norteamérica, los médicos recomiendan el uso de agua caliente y analgésicos tópicos en una picadura.

¿Podemos cambiar esto?

Gershwin dice que la explosión en el aumento de las poblaciones de medusas es un indicador visible de que la vida en los océanos se encuentra fuera de balance.

"Si de alguna forma logramos erradicar todas las medusas, entonces algo más -alguna otra especie larguirucha- encontraría la situación perfecta", dice. "Así que la razón por la que nos deberíamos preocupar es porque actúan como una luz roja intermitente".

Ella explica que no hay un factor único responsable del aumento en las poblaciones de medusas, sino los lugares lo atribuyen a una combinación de la pesca en exceso, el calentamiento del agua, bajos niveles de oxígeno y la contaminación.

Al pescar a los depredadores y competidores de las medusas, los humanos están creando las condiciones perfectas para que éstas se multipliquen.

"Tristemente, yo pertenezco al creciente grupo de personas que creen que en efecto, es demasiado tarde para cambiar las cosas", dice Gershwin. "Hay números tan bajos de tantas especies, y los hábitats están tan dañados, que restaurarlos a su esplendor original simplemente ya no es posible".

"Creo que nuestra única opción ahora es decidir cuánto valoramos lo que tenemos actualmente, y decidir qué estamos dispuestos a hacer para mantenerlo, o por lo menos, aminorar el paso hacia su desaparición. Pero honestamente, ¿puedes ver que los 7.000 millones de habitantes estemos de acuerdo al respecto?