Atea logra que Corte Suprema de EE.UU. revise disputa sobre oraciones colectivas

Por Bill Mears, CNN

(CNN) - Linda Stephens ha vivido en su comunidad en el norte del estado de Nueva York durante más de tres décadas y se ha mantenido activa en cuanto a asuntos cívicos durante mucho tiempo .

Sin embargo, como atea, esas opiniones la han puesto en el centro de una lucha personal, política y legal que ha llegado a la Corte Suprema de EE.UU.

El problema es la oración pública en sus reuniones locales de la junta de la ciudad, otro caso polémico sobre el cruce de la fe y el ámbito público.

El miércoles, los jueces oirán los argumentos acerca si Greece, Nueva York, puede seguir patrocinando lo que llama oraciones "incluyentes" en sus reuniones abiertas, en propiedades del gobierno.

Stephens y la codemandante Susan Galloway han desafiado la política; argumentan que prácticamente todos los invitados a ofrecer oraciones legislativas durante los últimos años eran cristianos.

"Habrán divisiones cuando llevas el gobierno a la religión", le dijo Stephens a CNN desde su casa. "Yo no creo en Dios y Susan es judía, por lo que escuchar a estos ministros hablar de Jesús, e incluso ver que algunos de ellos personalmente cuestionan nuestros motivos, no es adecuado".

La ciudad de unos 94.000 habitantes responde que después de las inquietudes de las dos mujeres y otras personas, buscó opiniones diversas, incluyendo una sacerdotisa Wicca, para ofrecer invocaciones. Las autoridades dicen que no revisan el contenido de los comentarios, ni censuran el lenguaje.

"La fe del que da la oración, no importa en absoluto", dijo John Auberger, supervisor del consejo de Greece, quien comenzó la práctica poco después de asumir el cargo en 1998. "Aceptamos a cualquier persona que quiera entrar y se ofrezca a hacer la oración para iniciar nuestras reuniones de la ciudad".

Un tribunal federal de apelaciones en Nueva York encontró que la política del consejo es una violación inconstitucional de la Cláusula de Establecimiento de la Constitución, la cual prohíbe cualquier "respaldo" gubernamental a la religión.

Esos jueces dijeron que tenía el efecto de "afiliar a la ciudad con el cristianismo".

"En la medida en que el Estado no pueda hacer preguntas sobre el contenido de las oraciones legislativas", dijo el juez Guido Calabresi, "los municipios tienen pocos medios para impedir que quien hace la oración se resista a la tentación de hacer proselitismo. Estas dificultades pueden dar a lugar a que los municipios hagan una pausa y piensen con cuidado antes de adoptar la oración legislativa, pero no hay fundamentos sobre los cuales impedir su práctica".

Algunos expertos legales dicen que mientras el alto tribunal ha permitido oraciones públicas en general, no ha puesto límites sobre cuándo podrían llegar a ser demasiado sectarias en su naturaleza.

"El caso involucra una prueba entre dos distintas clases de normas legales", dijo Thomas Goldstein, editor de SCOTUSblog y un importante abogado de Washington. "La Corte Suprema ha aprobado ampliamente la oración legislativa sin hacer demasiadas preguntas. Sin embargo, en otros casos donde el gobierno está involucrado con la religión, ha tomado en cuenta varias circunstancias distintas. Así que no sólo sabemos si este tribunal aprobará por completo las oraciones legislativas en este caso".

A los jueces ahora se les ha pedido que den más principios firmes sobre cuándo y si es que tales oraciones públicas son aceptadas constitucionalmente.

Se sintieron marginadas  

Galloway y Stephens dicen que el consejo electo de la comunidad en las afueras de Rochester casi siempre ha invitado a ministros cristianos para iniciar las reuniones, normalmente con oraciones sectarias. Y dicen que se sienten "marginadas" por dicha práctica.

"Cuando intentamos hablar con la población, nos dijeron básicamente que si no nos gustaban las oraciones, no teníamos que escucharlas", dijo Stephens "o podríamos salir al pasillo mientras la hacían".

Americans United for Separation of Church and State (Estadounidenses unidos para la separación de iglesia y el estado), el grupo con sede en Washington que está representando a las dos mujeres, citaron registros que mostraban que entre 1999 y 2010, aproximadamente dos tercios de las invocaciones contenían las palabras "Jesucristo", "Jesús", "Espíritu Santo" o "Tu Hijo".

Y la demanda afirma que de 1999 a 2007, cada reunión tenía una invocación referida únicamente al cristianismo. Luego de las denuncias de las demandantes, otras cuatro fes fueron invitadas en 2008, incluyendo un líder de la fe Baha´i y un seglar judío.

Las demandantes dicen que las invocaciones que sólo se refieren al cristianismo volvieron a darse de junio de 2009 a junio de 2010. Ellas afirman que los invitados a las reuniones mensuales eran seleccionados por un empleado de la ciudad, quien los tomaba de una guía local en la que no aparecían fes que no fueran cristianas.

"La política y la religión simplemente no se mezclan, y ciertamente no se mezclan en el contexto local del consejo de la ciudad de Greece", dijo el Rev. Barry Lyyn, director ejecutivo de AUSCS. "La ciudad parece tomar la posición de que porque una o dos veces durante una década escucha de alguien que pertenece a otra religión, de alguna forma eso es cerrado. Eso trivializa lo que está ocurriendo aquí -un gobierno local que debería estar dispuesto e interesado en la participación de todos sus ciudadanos, quiere que esos ciudadanos participen en una casi inevitablemente oración cristiana, para empezar con sus labores".

Diferentes fallos  

Mientras el Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito de Estados Unidos en Nueva York el año pasado dio un fallo unánime en contra de la política de Greece, otros tribunales alrededor del país han encontrado tales invocaciones -si bien cerradas y limitadas en alcance- como aceptables.

El Congreso regularmente inicia sus sesiones con una oración. La invocación del miércoles por el capellán de la Cámara, el Rev. Patrick Conroy inició así: "Eterno Dios, te damos gracias por darnos un día más. Una vez más, venimos a pedirte sabiduría, paciencia, paz y entendimiento para los miembros de esta Cámara".

Casi 120 miembros del Congreso, en su mayoría Republicanos, junto con varios fiscales generales del estado han presentado instrucciones legales que respaldan la ciudad. El gobierno de Obama también lo ha hecho.

"La historia de las oraciones que se hacen en conexión con la deliberación legislativa en este país establece que un cuerpo legislativo no necesita solicitar de forma afirmativa una variedad de distintas creencias religiosas autorizada por un tribunal -desde dentro y fuera de las fronteras gobernadas por el cuerpo legislativo- para evitar ir en contra de la Cláusula de Establecimiento", dijeron los abogados del Departamento de Justicia en su escrito presentado como personas que voluntariamente ofrecieron su opinión.

La 'Alliance Defending Freedom' (Alianza en defensa de la libertad), un "ministerio legal" con sede en Scottsdale, Arizona, interpuso la demanda en nombre del Consejo de la ciudad de Greece, diciendo que la Corte Suprema ha ratificado la práctica de los órganos públicos "de reconocer la herencia religiosa de los Estados Unidos y de invocar la guía Divina y sus bendiciones por su trabajo".

"Algunas personas no deberían tener permitido extinguir las tradiciones de nuestra nación simplemente porque escucharon algo que no les gustó", dijo Brett Harvey, un abogado del grupo. "Debido a que los autores de la Constitución invocaron la bendición de Dios en procesos públicos, esta tradición no debería ser repentinamente considerada como inconstitucional".

Stephens comprende que hay muchas cosas en juego en su comunidad y respecto a la ley en conjunto. Pero a nivel personal, esta lucha legal ha sido dura.

"Susan y yo hemos recibido algunas reacciones", dijo la bibliotecaria retirada. "Cartas con amenazas, vandalismo en mi propiedad, cosas así. Las oraciones, y toda la controversia, te hacen sentir como una marginada, como si no contáramos en nuestro pueblo".

El caso es Ciudad de Greece, N. Y. vs. Galloway (12.696). Se espera el fallo para principios del verano.