(CNN Español) - En caso de que se alcance la paz en Colombia, las FARC y el gobierno acordaron una serie de condiciones para que la guerrilla pueda participar en política.

El plan contempla cambios institucionales para facilitar la transición de los movimientos sociales a los partidos.

En un entusiasta pronunciamiento, el presidente Juan Manuel Santos dijo que el acuerdo le sirve a toda la sociedad y lo calificó como una buena noticia. El mandatario aseguró que el proceso no se levantará por las elecciones de 2014.

"Nunca antes se había llegado tan lejos", dijo el mandatario. "¿Se imaginan una Colombia sin coca? Hacia allá vamos", agregó.

Santos reiteró que su gobierno no va a hacer una pausa en las negociaciones de paz por las elecciones.

Además, dijo que los acuerdos van a ser refrendados: "Ustedes (los colombianos) serán los que tendrán la última palabra: cualquier acuerdo será sometido a la aprobación popular".

Los detalles específicos del acuerdo de participación política serán debatidos cuando las partes se centren en el punto de cómo dejaran las armas los rebeldes.

"Que no haya más víctimas, más violencia. Llegó la hora de pensar en el futuro y en la generación de la paz".

Se trata del segundo punto de la agenda pactada de las negociaciones de paz entre el Gobierno y la guerrilla en La Habana.

El congreso colombiano aprobó el proyecto de ley de referendo para que al final de los diálogos, si hay un acuerdo definitivo, los ciudadanos se manifiesten en las urnas sobre si aprueban o no lo pactado.

La negociación ahora pasa a discutir los temas del fin del conflicto, la solución al problema de drogas ilícitas, las víctimas del conflicto y la refrendación, implementación y verificación del acuerdo.