Estudiantes universitarios de Texas organizan el juego "Atrapa a un inmigrante ilegal"

Por Ashley Killough, CNN

(CNN) – Un grupo estudiantil conservador de la Universidad de Texas en Austin organiza un evento para este miércoles llamado "Catch an Illegal Immigrant" (“Atrapa a un inmigrante ilegal”) en el que los participantes recibirán una tarjeta de regalo de 25 dólares por “atrapar” estudiantes que tengan etiquetas de “inmigrante ilegal”.

Según el grupo, el capítulo de la Universidad de Texas de los Jóvenes Conservadores de Texas, el propósito del evento es “generar una discusión en el campus sobre el problema de inmigración ilegal y cómo afecta nuestras vidas a diario”.

Si revolver la discusión era su objetivo, ciertamente cumplieron las expectativas.

Demócratas y defensores de la reforma inmigratoria rápidamente hablaron sobre el evento, y algunos señalaron en Twitter que Lorenzo García, presidente del grupo estudiantil, trabaja para el fiscal general de Texas Greg Abbott, quien se postuló a la elección de gobernador para el próximo año.

Matt Hirsch, portavoz de la campaña de Abbott, dijo que García no trabaja actualmente para la misma. Solía trabajar como representante pagado en campo y dejó la campaña hace más de dos meses, según Hirsch.

“Nuestra campaña no tiene ninguna afiliación con este esfuerzo repugnante. Las políticas de la administración Obama no son materia de bromas”, dijo Avdiel Huerta, secretario de prensa de la campaña de Abbott en un comunicado oficial.

La cuenta en LinkedIn de García también muestra que fue pasante en el Capitolio Estatal de Texas y para la campaña de 2012 del senador Ted Cruz. El joven no respondió inmediatamente a la solicitud de declaración hecha por CNN.

García le dijo al Houston Chronicle que se supone que el evento debe hacer que la gente hable del tema.

“Si realizamos un foro o un debate público nadie iría”, dijo García. “Pero si hacemos un evento como este la gente habla de él y si la gente habla de él entonces habremos sido exitosos”.

Agregó que no tienen “miedo de ser políticamente incorrectos. No adherimos a la creencia de que la política es inmune a ofender a alguien”.

Bill Powers, presidente de la Universidad de Texas en UT Austin, dijo en un comunicado que el evento está “completamente fuera de línea” con los valores de la institución. Powers invitó al grupo a unirse a la discusión sobre la inmigración pero que “halle formas más productivas y respetuosas para hacerlo de modo que no degraden a sus compañeros”.

El evento se produce en un momento en que el gobierno federal enfrenta la reforma inmigratoria. Mientras que el Senado pasó una legislación integral que incluye un camino para obtener la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados, parece que el proyecto de legislativo no tiene posibilidad de ser aprobado en la Cámara de Representantes.