Por Justin Lear y Ed Payne

(CNN) — No hay que pedir a los aficionados de Seattle que se animen durante noches de fútbol. Ellos saben hacerlo muy bien.

Después de establecer un récord Guiness por el mayor nivel de ruido en las afueras de un estadio en septiembre pasado, el Century Link Field se convirtió en un epicentro sísmico durante las sesiones de fútbol americano de los lunes por la noche.

La casa de los Halcones Marinos registró un sismo en una estación ubicada a una calle del estadio.

El evento tuvo una magnitud de entre uno y dos grados, según John Vidale, profesor de la Universidad de Washington y director de la Red Sísmica del Pacífico Noroeste.

Vidale dijo que su equipo registró cinco eventos sísmicos separados durante la aplastante victoria 34-7 de los Halcones sobre Nueva Orleans, dos de los principales equipos de la NFL.

El episodio más intenso ocurrió al final del primer cuarto, cuando el liniero de los Seahawks Michael Bennett robó 22 yardas a los Santos y consiguió una anotación.

Pero los fanáticos de Seattle ya lo habían hecho previamente. En 2011, una anotación del mariscal Lynch estremeció la tierra, según la estación.

En 1988, uno de estos sismos también se registró en el fútbol colegial, cuando aficionados de la Universidad Estatal de Louisiana sacudieron la región del sureste estadounidense tras una remontada sobre el Auburn. El evento fue registrado en el sismógrafo de la universidad.