CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Proyecto Libertad

Las madres que vendieron a sus hijas

Por CNN en Español

Por Tim Hume, Lisa Cohen and Mira Sorvino
Phnom Penh, Camboya (CNN)
Un barrio en Camboya es uno de los puntos de acceso globales para el comercio sexual infantil. ¿Pero quién vende a los niños? Con demasiada frecuencia, sus padres. El Proyecto Libertad de CNN y Mira Sorvino, la galardonada actriz y activista de derechos humanos, lo investigan.

Cuando una familia pobre en Camboya entró en conflicto con un grupo de usureros, que le prestaron 200 dólares con unos intereses desorbotados. Cuando no pudo seguir pagando su deuda le ofrecieron comprar la virginidad de su hija. La madre le preguntó a su hija menor si estaba dispuesta a trabajar para ellos. Pero no se trataba de cualquier trabajo. La niña, Kieu, fue llevada a un hospital y examinada por un médico, que le emitió un “certificado de virginidad”. Luego le llevaron a un hotel, donde un hombre la violó durante dos días. Kieu tenía 12 años.CNN se reunió con las madres de Kieu, Sephak y Tohá en Svay Pak para escuchar por qué decidieron exponer a sus hijas a la explotación sexual.

“Yo no sabía en qué consistía el trabajo”, dice Kieu, que ahora tiene 14 y vive en una casa de seguridad. Cuenta que regresó a su casa tras la experiencia “muy afligida”. Pero su calvario no había terminado. Después de vender su virginidad, su madre llevó a Kieu a un prostíbulo donde , dice, “me ataron como si estuviera en la cárcel”.

Ella permaneció allí durante tres días, la violaban de tres a seis hombres por día. Cuando regresó a casa, su madre la envió por temporadas a otros dos prostíbulos, entre ellos uno a 400 kilómetros de la frontera con Tailandia. Cuando se enteró de que su madre estaba planeando venderla de nuevo, esta vez para una temporada de seis meses, se dio cuenta de que tenía que huir de su hogar.

“La venta de mi hija fue desgarradora, pero ¿qué puedo decir?” dice la madre de Kieu, Neoung, en una entrevista con un equipo de CNN que viajó a Phnom Penh para escuchar su historia.

Al igual que otras madres de la localidad con las que CNN habló, ella culpa a la pobreza de su decisión de vender a su hija, diciendo que una crisis financiera la llevó a las garras de los traficantes que se aprovechan de los niños camboyanos y los convierten en sus medios de vida.

“Fue por la deuda, por eso que tuve que venderla”, dice ella. “No sé cómo solucionarlo ahora porque no podemos regresar al pasado”.

Es este aspecto más difícil de tolerar del atroz comercio sexual de Camboya con niños para Don Brewster, un americano de 59 años residente en el barrio. “No me puedo imaginar lo que se siente cuando tu madre te vende, que ella esté esperando en el coche mientras violan a su hija a cambio de dinero”, dice. “No es que a la niña le arrancaron de los brazos de su madre y abusaran de ella, es que fue su propia madre la que les dio las llaves para que la violaran”.

Brewster, un ex pastor, se mudó de California a Camboya con su esposa Bridget en 2009, después de un viaje de la misión para investigar en el barrio donde se crió Kieu, Svay Pak, el epicentro del tráfico de niños en la nación del sudeste asiático.

“Svay Pak es conocida en todo el mundo como el lugar donde los pedófilos pueden conseguir niñas”, dice Brewster, cuya organización, Misiones Internacionales Agape (AIM), cuenta con niñas de hasta 4 años a su cuidado, rescatadas de los traficantes y a las que someten a la rehabilitación en sus casas de seguridad.

En las últimas décadas, dice, este pobre pueblo de pescadores -donde la virginidad de una hija es demasiado a menudo vista como un activo valioso para la familia- se ha convertido en un conocido punto de acceso al sexo infantil.

“Cuando llegamos aquí hace tres años y empezamos a vivir aquí, el 100% de los niños entre 8 y 12 años habían sido víctimas de la trata”, dice Brewster. La industria del sexo local se nutre de niños como Kieu a quien vendieron sus padres así como de los niños víctimas de la trata en el campo, o al otro lado de la frontera con Vietnam. “No nos lo creíamos hasta que llegamos aquí”.

El débil cumplimiento la ley, la corrupción, la pobreza agobiante y las instituciones sociales fracturadas que ha dejo la historia reciente de este país han ayudado a que Camboya se gane esta terrible reputación de un lugar perfecto para el tráfico sexual de niños, dicen los expertos.

UNICEF estima que los niños representan un tercio de los 40.000 a 100.000 personas que trabajan en la industria del sexo en el país.

Svay Pak, un barrio de chabolas polvoriento en las afueras de la capital camboyana Phnom Penh, se encuentra en el corazón del negocio de explotación.

Como uno de los barrios más desfavorecidos de uno de los países más pobres de Asia -casi la mitad de la población vive con menos de 2 dólares por día- la pobreza en el asentamiento es abrumadora. Los residentes son en su mayoría inmigrantes vietnamitas indocumentados, muchos de los cuales viven en casas flotantes destartalados en el turbio río Tonle Sap, conectadas por paraselas desvencijadas y que se ganan la vida con la piscicultura de las redes que tienen atadas a sus casas.

Pobreza extrema y desesperación
Es una existencia precaria. El río es impredecible, las casas flotantes están cubiertas con una lona frágil y la mayoría de las familias que sobreviven en ese barrio lo hacen con menos de un dólar al día, y no disponen de una red de seguridad para cuando las cosas van mal.

Eso le ocurrió a la familia de Kieu cuando su padre cayó gravemente enfermo de tuberculosis, demasiado enfermo para mantener las redes que contenían su sustento. La familia se quedó atrás en el pago de una deuda.

En su desesperación, la madre de Kieu, Neoung, vendió su virginidad a un hombre de Camboya, de “tal vez más de 50”, que tenía tres hijos propios, dice Kieu. La transacción dejó a la familia sólo $500 , más de los $200 que habían pedido prestado al principio, pero mucho menos que los miles de dólares que ahora adeudan a un usurero. Así Neoung envió a su hija a un burdel para ganar más.

“Me dijeron que cuando el cliente estaba ahí, tenía que usar pantalones cortos y un top bastante cutre”, dice Kieu . “Pero yo no quise usarlos”. Sus clientes eran hombres tailandeses y camboyanos, que, dice, sabían que ella era muy joven.

“Cuando duermen conmigo, se sienten muy felices”, dice ella. “Pero yo me siento muy mal”.

Los hombres que abusan de los niños de Svay Pak repiten siempre los mismos perfiles: turistas pedófilos que buscan activamente relaciones sexuales con niños pre-púberes, y delincuentes más oportunistas que se aprovechan de las oportunidades en los burdeles para tener sexo con los adolescentes.

Los clientes: turistas sexuales y camboyanos

Los turistas sexuales provienen de los países ricos, entre ellos el Euroa y EEUU, Corea del Sur, Japón y China, pero la investigación sugiere que los hombres camboyanos siguen siendo los principales explotadores de niños prostituidos en su país.

Marcos Capaldi es un investigador senior de ECPAT International, una organización comprometida con la lucha contra la explotación sexual de los niños.

“En la mayoría de los casos cuando se habla de la explotación sexual infantil, que está teniendo lugar dentro de la industria del sexo para adultos escuchamos a menudo que se explotan niños de muy corta edad. Pero la mayoría de la explotación sexual de los niños es de los adolescentes, y que está teniendo lugar en locales comerciales del sexo”.

Los abusadores a menudo son delincuentes situacionales locales, dice. La investigación sugiere que algunos de los autores asiáticos son “buscadores de virginidad”, para los cuales las creencias relacionadas con la salud en torno a las supuestas cualidades de restauración o protección de vírgenes tener en cuenta en su interés por el sexo del niño .

Sea cual sea el perfil del agresor, el abuso que infligen a sus víctimas, tanto niñas como niños, es horrible. Los niños víctimas de la trata en Camboya han sido objeto de violación por múltiples delincuentes, filmado realizando actos sexuales y sufriendo lesiones físicas – por no mencionar el trauma psicológico- a partir de su terrible experiencia, según la investigación.

En los últimos años , varias redadas en Svay Pak han hecho mella en el comercio, pero también han empujado a la clandestinidad a burdeles. Hoy en día, Brewster cree que hay más de una docena de bares de karaoke que operan como burdeles en el barrio, donde hace dos años no había ninguno. Incluso hoy en día, se estima que la mayoría de las niñas en Svay Park son objeto de trata.

Vírgenes en venta
Familiar de Kieu, Sephak, que vive cerca de ella, es otra superviviente. (CNN está nombrando a las víctimas en este caso, a petición de las propias niñas, ya que quieren hablar en contra de la práctica de la trata sexual de menores).

Tenía 13 años cuando la llevaron a un hospital que emitió un certificado que confirmó su virginidad, y la entregaron a un hombre chino en una habitación de hotel en Phnom Penh. La devolvieron a casa tras tres noches. Su madre le pagó $800.
“Cuando tuve relaciones sexuales con él, me sentí vacía por dentro. Me dolía y me sentía muy débil” recuerda. “Fue muy difícil. NO dejaba de pensar por qué estaba haciendo esto y por qué mi mamá me había hecho esto”. Después de su regreso, su madre comenzó a presionar a su hija para trabajar en un burdel.

Su madre Ann se había mudado a Svay Pak cuando su padre llegó a trabajar como piscicultor. Ella y su esposo sufrían graves problemas de salud.”Somos muy pobres, así que teníamos que trabajar mucho”, dice ella. “Y aún así no nos llegaba para vivir”.

La familia empezó a pasarlo realmente mal cuando una tormenta rugió a través de la región, su casa fue dañada gravemente, sus peces se escaparon, y n siquiera podían permitirse comer. La familia pidió un préstamo a unos usureros que con los intereses acabó convirtiéndose en una deuda de 6.000 dólares. Cuando los prestamistas empezaron a amenazarla, aceptó la oferta de una mujer que le ofreció mucho dinero por la virginidad de su hija.

“Vi a otras personas que lo hacían”, dice ella . “Si hubiera sabido entonces lo que sé ahora, no lo habría aceptado”.

Tohá es otra de las víctimas y escucha atenta a su madre explicar por qué la vendió a los traficantes sexuales. Ella ya no vive con su familia, sino en una residencia para liberadas de la trata gestionada por la organización de Brewster, pero todavía proporciona su familia apoyo financiero procedente de su nuevo trabajo.

No muy lejos de la casa familiar de Sephak, unida a la tierra con una pasarela de tablones que se sumergen bajo el agua con cada pisada, está la casa flotante donde Tohá creció.

La segundo de ocho hijos, nadie en su casa ha sido escolarizado. A Tohá su madre la vendió como esclava sexual cuando tenía 14 años. La misma rutina: certificado médico, hotel, violación. Dos semanas después de que ella regresara a Svay Pak, el hombre que había comprado su virginidad comenzó a llamar para volver a verla. Su madre la instó a seguir. La presión la llevó a la desesperación.

“Fui al baño y corté mis brazos. Me corté las muñecas porque quería suicidarme”, dice Tohá. Un amigo rompió la puerta del baño y acudió en su ayuda.

¿Por qué Camboya?
¿Cómo ha llegado esta nación del sudeste asiático a convertirse en un punto de acceso para los pedófilos? La pobreza, la corrupción y un reinado brutal de terror han jugado un papel importante en hacer a los niños camboyanos vulnerables a los depredadores adultos.

En su casa flotante, entre ráfagas de lluvia, Ngao, la madre de Tohá, se sienta descalza ante la televisión tomando el lugar de honor en el salón principal y expresa remordimientos similares. En la pared cuelga una hilera de retratos de su esposo y sus ocho hijos retocados digotalmente. Están vestidos con elegantes trajes y vestidos, en una serie de escenarios de fantasía: una moto cara, una playa tropical, una mansión lujosa de estilo americano.

La vida con tantos niños es difícil, dice, así que le preguntó a su hija si quería ir con los hombres.

“Si hubiera sabido cómo iba a ser no habría aceptado, ahora tengo más opciones para salir del atolladero”, explica. Agape Misiones Internacionales ofrece préstamo de refinanciación sin intereses para que las familias puedan salir de la trampa de la deuda, y da empleo en una fábrica a las hijas rescatadas y sus madres.

Un nuevo futuro
No mucho después de su intento de suicidio, Tohá fue enviado a un burdel en el sur de Camboya. Soportó más de 20 días allí, antes de que lograra obtener acceso a un teléfonoy llamó a un amigo. Ella le dijo que contactase con el grupo de Brewster, que organizó una redada en el establecimiento.

Aunque los niños se pueden encontrar en muchos burdeles en toda Camboya -en tres cuartas partes de los burdeles de Camboya ofrecían sexo con niños en 2009- pero las redadas para liberarlos son infrecuentes.

Infraestructura de protección de los niños del país es débil, con las instituciones gubernamentales invadidas por la corrupción. La Ley contra la trata de Camboya ni siquiera permite a la policía hacer vigilancia encubierta contra presuntos traficantes.

La pesadilla de Tohá se ha terminado. Ella gana un ingreso estable tejiendo pulseras que se venden en tiendas de Estados Unidos, mientras que estudia para su futuro. Su sueño es convertirse en trabajadora social, ayudar a otras niñas que han pasado por el mismo calvario.

Brewster cree que la corrupción casi frustra rescate de Tohá. En octubre de 2012, después de la llamada de ayuda de Tohá, su asociación diseñó un plan para rescatarla con la policía. Minutos después Tohá volvió a llamar. “Ha venido la policía a hablar con el dueño y nos han llevado a un lugar nuevo. Estoy encerrada y no sé dónde estoy”.

Afortunadamente, el equipo de rescate la localizó, y liberó junto con otras niñas y los gerentes de los burdeles fueron arrestados – aunque no antes de que los propietarios huyeran a Vietnam.

Al igual que las otras víctimas, Tohá ahora vive en una casa de seguridad AIM , va a la escuela y teje pulseras.Tener un trabajo ha ayudado a restaurar la dignidad de que fue despojada tras ser vendida.

También les ha dado la independencia de sus familias – y con ello, la oportunidad de construir para sí una realidad mejor que la que les llevó a esa situación desesperada.

Sephak tiene planes de convertirse en un maestra, y Kieu de montar una peluquería.

Vea “Cada día en Camboya ” en CNN International Sábado a las 10 horas CET , 21:00 CET y Domingo 3 de CET en Europa, y el sábado 17:00 CEST , domingo 04 a.m. HKT y de 10 am CEST en Hong Kong.