Por Jen Christensen, CNN

(CNN) - Un trabajador que operaba una máquina en un taller familiar en China accidentalmente se cortó la mano. Pero los doctores pudieron salvar la extremidad al injertarla en su tobillo.

El trabajador, Xie Wei, dijo que inicialmente no estaba seguro de que su mano derecha pudiera ser salvada, pero pensó que valía la pena intentarlo. La mano estuvo sin suministro de sangre por muchas horas mientras Xie llegaba a un hospital que pudiera realizarle la cirugía.

Xie dijo que primero fue a hospitales locales cerca de la fábrica, pero le dijeron que no tenían “las capacidades para ayudarlo”. Eventualmente, encontró un hospital a dos horas de camino en el que los doctores creyeron poder hacerlo.

Al principio Xie mantuvo la mano en una bolsa plástica, luego la guardó en un refrigerador con hielo. En total, le tomó cerca de siete horas encontrar un doctor que pudiera ayudarle.

El médico que lo logró, Tang Juyu, es un especialista en casos difíciles de reparación de tejidos y heridas. Antes de que operaran a Xie, Tang le dijo al paciente que era optimista y predijo que recuperaría el uso de la mano, contó Xie.

Tang decidió que la mejor manera de salvar la mano era adjuntarla a la pantorrilla de Xie, en donde hay buen flujo de sangre. La mano debía estar ahí hasta que el brazo de Xie se curara por completo.

Tang cree que ha habido 20 de estos casos en China y que todos han sido exitosos. No hay datos disponibles, pues sólo casos de estudio han sido realizados.

Tang dijo que en una operación similar en 2004, injertó una mano en la barriga de un paciente. La operación fue un éxito.

Cuando Xie se despertó tras la operación, dijo que quedó sorprendido de ver la mano en su pantorrilla. Contó que su primera reacción en el momento fue pensar que era algo “increíble” y “extraño”.

La mano se siente caliente, dijo el paciente, pero insensible, ya que los nervios no están conectados y sólo lo están los vasos sanguíneos. Xie dijo que no siente diferente la pierna, pero que “está más pasada de costumbre”.

Después de un mes, el brazo del hombre estaba curado y fue sometido a otra cirugía en la que la mano fue colocada.

Tang dice que la segunda etapa de la operación es de hecho la más desafiante, pero todo transcurrió sin problemas.

Xie se ha recuperado sin complicaciones y ha sido dado de alta. Actualmente descansa en su casa.

Puede mover la muñeca hasta cierto punto, pero no tiene movimiento completo de los dedos, al menos no hasta ahora. Los doctores le han dicho que la completa recuperación de los nervios en la mano podría tomar cerca de seis meses.

Xie dijo que no está seguro qué le deparará el futuro. Ahora mismo se concentra en su recuperación. La fábrica no le pagó por la operación, que tuvo un costo de 30.000 yuanes chinos, cerca de 49.900 dólares.

Más que todo, dijo Xie, está agradecido con los doctores “que cumplieron la promesa” de que podrían volver a colocar la mano y hacer que fuera funcional de nuevo.

Lee: Cirujanos chinos cultivan una nariz en la frente de un paciente