CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Entretenimiento

Una amnistía podría liberar a las Pussy Riot y beneficiaría a los miembros de Greenpeace

Por Paula Andrea Daza

(CNN) — Legisladores rusos votaron este miércoles a favor de una amnistía que permitiría a las integrantes del grupo punk Pussy Riot salir de la cárcel antes de cumplir su condena, y evitaría la prisión para un grupo de activistas de Greenpeace, informó la agencia estatal RIA Novosti.

La amnistía que marca el aniversario de la aprobación de la Constitución de la Rusia poscomunista en 1993, aplicaría para miles de prisioneros, según el reporte de la agencia y entrará en vigor el jueves, según el diario del gobierno ruso, Rossiyskaya Gazeta.

Nadezhda Tolokonnikova y Maria Alyokhina de Pussy Riot, están cumpliendo una condena de dos años por irrumpir en la catedral de Moscú en 2012 e interpretar una canción con críticas contra Vladimir Putin.

Las integrantes del grupo fueron encontradas culpables de vandalismo y completarán sus sentencias en los próximos meses; ambas tienen hijos pequeños y por lo tanto calificarían para la amnistía, informó RIA Novosti.

La ley recibió los votos suficientes para no necesitar de la firma de Putin.

Otro grupo de personas al que beneficiaría es a 30 activistas de Greenpeace que fueron arrestados por protestar en una plataforma de petróleo en el Ártico ruso en septiembre y que también fueron acusados de vandalismo.

publicidad

En noviembre fueron liberados bajo fianza pero aún enfrentan un proceso jurídico.

El proyecto original establecía que la amnistía solo podía concederse después de la sentencia, pero fue extendida a individuos en juicio, lo que significa que «el grupo podría ser liberado del proceso y sus miembros extranjeros podrían volver a casa», según RIA Novosti.

El historial de Rusia en materia de derechos humanos es un tema que se enfrenta a la opinión pública, mientras el país se prepara para ser anfitrión de los Juegos Olímpicos de Invierno, que se llevarán a cabo en febrero en la ciudad de Sochi.

Olga Pavlova de CNN en Moscú y Marie-Louise Gumuchian en Londres contribuyeron con este reporte.