Por Arion McNicoll y Monique Rivalland, para CNN

(CNN) - Si los botones son cosa del pasado y las pantallas táctiles son el presente, entonces ¿cómo serán las pantallas del futuro?

No es un acertijo, sino una pregunta engañosa: Si las proyecciones de compañías como Displair son verdaderas, entonces las pantallas del futuro no serán pantallas sino imágenes interactivas que flotarán en medio del aire.

Según el diseñador ruso, Max Kamanin, creador de Displair, las pantallas táctiles de alta tecnología hechas de gotas de agua y aire son "el próximo paso en la tecnología visual".

Cansado de la "basura electrónica" como televisores y monitores, Kamanin quiso inventar algo que le permitiera a las personas ver e interactuar con cierta información sin saturar el ambiente físico.

¿Cuál fue su solución? Proyectar imágenes en tercera dimensión en capas de partículas de agua, con lo cual se obtiene la ilusión de un holograma: "La imagen se genera a partir de microscópicas moléculas de agua, similares a las que se encuentran en las nubes. Las gotas de agua son tan pequeñas que no tienen humedad en ellas; puedes probarlo en papel o tus lentes; el papel permanecerá seco y tus lentes no se empañarán. Entonces podemos ver las imágenes que se proyectan en estas pequeñas gotas de agua", explica.

Con la tecnología que consiste en aire, agua y luz, Displair es uno de los conceptos más simples en la creciente industria holográfica y de proyección en 3D.

"Me di cuenta de que todo existe ya en la naturaleza, y todo lo que las personas crean viene de la naturaleza: sólo tenemos que prestar atención atentamente y pronto vendrán las respuestas".

Con Displair, los usuarios no necesitan usar lentes especiales como ocurre con muchos otros sistemas de nuevas pantallas, porque la imagen se muestra en una pantalla invisible, y esa pantalla responde "intuitivamente" a los movimientos de la mano -1.500 de ellos- muchos de los cuales son similares a aquellos que aplicamos en nuestros dispositivos móviles, como utilizar dos dedos para acercar la imagen.

Hoy en día, la tecnología se usa en la publicidad de grandes compañías, como Google, Coca-Cola y Pepsi, pero Kamanin puede ver aplicaciones prácticas en otros ámbitos, como la medicina.

"Un cirujano cardíaco podría ver en el aire el corazón de un paciente, y podría agrandar la imagen y buscar información inmediatamente tener que lavarse las manos".

La pantalla en el aire aparece en un momento en el que están surgiendo preocupaciones respecto a la higiene de las pantallas multitáctiles: "Al crear Displair hemos desarrollado un producto que puede ser usado como una terminal pública para extraer información necesaria como horarios y menús de restaurantes", dice Kamanin. "Esto significa que en el futuro, cuando se creen pantallas más grandes, una gran cantidad de personas pueden usar Displair al mismo tiempo, jugar o buscar información".

Al ver hacia adelante, Kamanin dice que en el futuro, él y su equipo esperan explorar el olfato, para ofrecer una experiencia multisensorial. Sin embargo, por ahora, dice que la tecnología básica debe ser perfeccionada para mejorar la calidad de la imagen y la velocidad de interacción.