Por Jethro Mullen, CNN

(CNN) – Mientras que muchas personas pasan la víspera de la Navidad haciendo compras de último minuto, dos astronautas estadounidenses tuvieron una tarea más desafiante este martes.

En órbita a más de 320 kilómetros encima de la Tierra, los ingenieros de vuelo Rick Mastracchio y Mike Hopkins realizaron una caminata espacial en la mañana del martes para reparar parte del sistema de refrigeración de la Estación Espacial Internacional.

La caminata terminó a las 2:23 p.m. ET del martes y duró 7 horas y 30 minutos, dijo la NASA.

Tras más de cuatro horas, los dos astronautas habían atornillado con éxito una bomba de amoniaco de reemplazo y estaban trabajando para conectar las líneas del circuito por donde fluye el material, dijo la NASA en Twitter.

Hubo un ligero cambio en el trabajo cuando una de las líneas se enredó. Los astronautas la desenredaron, pero cuando lo hicieron, se liberó algunos copos de amoniaco que quedaron en sus trajes espaciales.

No fue una fuga, sino algunos residuos, dijo el vocero de la NASA John Ira Petty. El amoniaco que quedó en los trajes exigió que los astronautas los ventilaran antes de regresar a la estación, pero por lo demás no es un problema, dijo.

Los dos ingenieros realizaban la segunda de una serie de expediciones necesarias para reemplazar una bomba averiada, que circula amoniaco a través del circuito fuera de la estación para mantener los equipos refrigerados.

La bomba presentó problemas el 11 de diciembre cuando una válvula interna se atascó en una posición incorrecta. El sistema de soporte vital de la Estación Espacial Internacional seguía funcionando, pero las operaciones fueron reducidas como consecuencia del problema, dijo la NASA.

Es la segunda caminata especial en Nochebuena de la historia, según la NASA.

Los dos astronautas duraron más de cinco horas afuera de la estación espacial el sábado retirando la bomba averiada.