Por Joe Sterling y Mohammed Tawfeeq, CNN

(CNN) – El secretario de Estado de EE.UU. John Kerry dijo que su país ayudará al gobierno iraquí en su lucha contra combatientes vinculados con Al Qaeda en el oeste de Iraq, pero enfatizó que no enviará tropas.

En declaraciones a la prensa en Jerusalén el domingo durante su visita a Oriente Medio, Kerry dijo que Estados Unidos no contempla regresar a la volátil nación. Las fuerzas militares estadounidenses, que invadieron Iraq y derrocaron el régimen de Saddam Hussein en 2003, combatieron a insurgentes durante varios años hasta que se retiraron a finales de 2011.

“Obviamente no estamos contemplando regresar. No estamos contemplando poner botas en suelo (iraquí). Esta es su lucha, pero vamos a ayudarlos en ella”, dijo Kerry, señalando que Estados Unidos planea estar en “mayor contacto con todos los líderes iraquíes” para así determinar cómo ayudarlos.

“Vamos a hacer todo lo posible para ayudarlos, y no entraré en detalles excepto que estamos en contacto con líderes tribales de la provincia de Ambar que sabemos que están mostrando gran coraje combatiendo esto mientras rechazan a los grupos terroristas en sus ciudades. Y esta es una lucha de los iraquíes. Eso es exactamente lo que el presidente y el mundo decidieron hace un tiempo cuando salimos de Iraq”.

Los combates en la provincia Ambar —de mayoría suní— en días recientes ha planteado serios desafíos para el primer ministro Nuri al Maliki y su gobierno (dominado por chiíes), lo que ha generado cuestionamientos sobre su capacidad para mantener unido al país en medio de la creciente insurgencia.

Reportes no confirmados señalan que el Estado Islámico de Irak y Levante/Siria (ISIS por sus siglas en inglés), un grupo antes conocido como el Al Qaeda de Iraq, tiene el control parcial de Faluya, el escenario de varios de los más sangrientos combates entre las tropas estadounidenses y los insurgentes durante la Guerra de Iraq.