(CNN Español) - Este martes se dio en Panamá el primer acercamiento entre el consorcio Grupo Unidos por el Canal y las autoridades de la vía acuática, como un paso inicial para dar fin a un conflicto económico por sobrecostos en los trabajos de ampliación.

La Autoridad Canal de Panamá (ACP) propone adelantarle 100 millones de dólares adicionales a los 784 millones que ya ha cobrado el contratista.

Sin embargo, la ACP ha exige que el consorcio desista de suspender la obra. Además, pide que se garantice el pago a los proveedores a los que el consorcio les adeuda.

El grupo empresarial obtuvo un contrato por 3.118 millones de dólares, pero hace una semana amenazó con parar los trabajos si no se autorizaba el pago de sobrecostos por 1.600 millones.

Un eventual acuerdo no suspende el reclamo por sobrecosto, que continuaría su curso normal ante la junta de resolución de conflictos nombrada entre las partes.

La propuesta no ha sido aceptada y tampoco rechazada por el consorcio, aunque dijo a CNN en Español que la analizarán.