Por Brian Walker

(CNN) - Un misterioso náufrago que dice haber estado perdido en el mar durante 13 meses ya está sano y salvo en tierra, pero con muchas preguntas acerca de cómo pudo haber sobrevivido en su pequeño bote durante tanto tiempo a la deriva a través del Océano Pacífico.

El hombre, quien dice llamarse José Ivan Alvarengo apareció en un barco muy dañado en un remoto atolón de coral en las Islas Marshall, alegando que había estado viviendo de peces y tortugas que capturaba y bebiendo agua de lluvia, y en ocasiones su propia orina.

Alvarengo se identificó como ciudadano salvadoreño, pero dijo haber vivido 15 años en México.

Si estás desde un móvil mira las fotos aquí

Las autoridades están tratando de determinar la veracidad de la historia de Alvarengo.

El náufrago fue encontrado en un pequeño islote del Pacífico, el atolón de Ebon, a 22 horas de distancia en barco desde la capital de Majuro, el jueves pasado.

Ébano tiene menos de 6 kilómetros cuadrados de terreno, una línea telefónica y no hay servicio de Internet. El avión gubernamental que brinda servicio al atolón no funcionaba, así que Alvarengo solo llegó a Majuro este lunes por la mañana.

Alvarengo, que dice tener 37 años, se encuentra ahora en un hospital local recuperándose de su terrible experiencia, dijo el embajador de EE.UU., Tom Armbruster.

En entrevista exclusiva con CNN en Español, los familiares de Alvarengo dijeron que no creían que estuviera muerto, pero creían que podía estar preso, pues no lo habían visto en ocho años.

"Yo soñaba con mi hijo", dijo la madre, Julia. Ricardo, el padre dijo que tenía fe iba a volver a verlo.

La madre dijo que hasta ahora el gobierno salvadoreño no se ha comunicado con ellos.

En una entrevista en la cama del hospital con The Telegraph de Londres, Alvarengo explicó cómo llegó a tierra.

"Acababa de matar un pájaro para comer y vi algunos árboles", dijo al diario.

"Lloré, 'Oh, Dios.' Llegué a tierra. Por la mañana, me desperté y oí un gallo y vi pollos y en una pequeña casa vi a dos mujeres nativas gritando y gritando que no tenía nada de ropa... Estaba sólo en ropa interior, y estaba rota y desgarrada”, dijo Alvarengo citado por The Telegraph.

La gente de la isla, donde fue hallado el jueves, dice que la embarcación de 26 pies de fibra de vidrio se encontraba en muy mal estado, y con varias tortugas muertas que cubrían la cubierta.

Alvarengo afirma haber partido de un puerto cerca de la ciudad mexicana de Tapachula, en la frontera con Guatemala, para lo que se suponía era una expedición de un día para cazar tiburones, el 21 de diciembre de 2012.

El náufrago afirmó que él y un compañero adolescente quedaron fuera de curso por los vientos del norte y luego atrapados en una tormenta, y con el tiempo perdieron el uso de los motores de la embarcación.

Según Anjenette Kattil del Ministerio de Relaciones Exteriores de las Islas Marshall, Alvarengo dijo que cuatro semanas después de su deriva su joven compañero murió a la deriva porque se negó a comer las aves crudas.

No hay detalles sobre qué hizo Alvarengo con el cuerpo del joven.

Contempló el suicidio

Alvarengo aseguró a The Telegraph que la muerte de su compañero lo hizo contemplar el suicidio. “Por cuatro días, quise matarme. Pero no pude sentir el deseo, no quería sentir el dolor. No pude hacerlo”.

Kattil dijo que Alvarengo trabajaba para una compañía llamada Camaroneras de la Costa en México. Indicó a las autoridades que es un ciudadano de El Salvador que vivió en México los últimos 15 años y que desea ser repatriado a México.

Alvarengo indicó que tiene familiares viviendo en Estados Unidos, detalló el embajador estadounidense, quien añadió que funcionarios estadounidenses tratarían de localizarlos.

Las autoridades de las Islas Marshall mantienen contacto con el embajador de México en la región, con sede en Filipinas.

El embajador mexicano, Julio Camarena, descartó que el sobreviviente sea mexicano (como fue señalado por algunos reportes de prensa) después de una reunión con él y con autoridades de las Islas Marshall, informó la Cancillería mexicana.

El sobreviviente dijo a Camarena que es originario del pueblo de Garita Palmera, en el departamento salvadoreño de Ahuachapán y que no tiene familiares en México, detalló la cancillería en un comunicado emitido este lunes.

La dependencia señaló que, a petición de las autoridades del archipiélago y "dada la cercanía y amistad con El Salvador", estableció contacto con el gobierno salvadoreño para informar de la situación del hombre.

Si la historia de Alvarengo resulta cierta, el viaje a través del Pacífico lo habría llevado unos 8,000 kilómetros en mar abierto antes de terminar en las Islas Marshall, casi a la mitad del camino entre Hawai y Australia, en el Pacífico norte.

Un viaje tan impresionante no es extraño para la pequeña nación del Pacífico. Tres pescadores mexicanos hicieron una travesía similar en 2006 que duró unos nueve meses. Esos hombres vivieron de peces que atraparon y agua de lluvia. También leyeron la Biblia para encontrar algo de consuelo.

Con información de Nick Parker, Brad Lendon y Jack Niederthal