Por Chelsea J. Carter y Ralph Ellis

(CNN) — El director de cine Woody Allen publicó una declaración el domingo donde niega la acusación de su hija adoptiva Dylan Farrow sobre que había abusado sexualmente de ella cuando tenía 7 años de edad.

En una carta abierta publicada en línea el sábado por The New York Times, Farrow relató su acusación en relación a que Allen la agredió sexualmente en el ático de la casa de su madre adoptiva Mia Farrow en 1992.

La declaración publicada por la representante de Allen, Leslee Dart decía: "El Sr. Allen ha leído el artículo y lo encontró falso y vergonzoso. Él estará respondiendo muy pronto. Mientras tanto, es imprescindible que su cobertura aclare los siguientes hechos":

"En su momento, expertos independientes de un tribunal llevaron a cabo una investigación a fondo. Los expertos concluyeron que no existían pruebas creíbles de abuso sexual; que Dylan Farrow era incapaz de distinguir entre la fantasía y la realidad y que Dylan Farrow probablemente había sido instruida por su madre, Mia Farrow. Nunca se presentaron cargos".

La carta abierta de Dylan Farrow apareció en el blog del columnista Nicholas Kristof de The Times. Fue anunciada como la primera vez que ella escribiera públicamente sobre la acusación.

"¿Cuál es tu película favorita de Woody Allen? Antes que respondas, debes saber: cuando tenía siete años, Woody Allen me tomó de la mano y me llevó a un ático oscuro tipo armario en el segundo piso de nuestra casa".

"Me dijo que me acostara boca abajo y que jugara con el tren eléctrico de mi hermano. Luego me agredió sexualmente".

La carta fue publicada el mismo día de los Premios del Gremio de Escritores, para el cual Allen había sido nominado al mejor guión por "Jazmín azul", pero no ganó. La película también obtuvo tres nominaciones a los premios Óscar.

En 1992, a raíz de un amorío entre Allen y Soon-Yi Previn – la hija adoptiva de Mia Farrow con el compositor Andre Previn- Farrow acusó al cineasta de abusar sexualmente de Dylan. Más o menos una semana después, Allen solicitó la custodia de sus tres hijos con Farrow -Moses y Dylan, quienes fueron adoptados, y Satchel, su hijo biológico, quien ahora se llama Ronan Farrow.

"Un equipo de investigadores del hospital New Haven Hospital de la Universidad de Yale que fue contratado por la policía del estado de Connecticut, posteriormente concluyó que Dylan no había sido objeto de abusos", de acuerdo a un reporte del Times, que cubrió los procedimientos de custodia.

El juez interino, Elliot Wilk, de la corte suprema estatal de Nueva York dijo "es poco probable que el Sr. Allen pueda ser procesado por abuso sexual con base en la evidencia", reportó el periódico. "Pero mientras un equipo de expertos llegó a la conclusión que Dylan no fue víctima de abuso, el juez dijo que había encontrado que la evidencia no era concluyente".

Un ex fiscal que decidió no presentar cargos en el caso, se negó a comentar sobre los detalles de la carta de Dylan Farrow el domingo.

"Como fiscal, realmente no puedo comentar sobre el fundamento de la declaración de la ahora joven mujer. Como padre de un hijo no mucho mayor que esta joven mujer, lo único que puedo decir es que espero que encuentre paz y consuelo en la forma en que se está expresando", dijo el ex fiscal del estado de Connecticut, Frank Maco. "Espero que ella tenga acceso a la declaración escrita de mi decisión. Mi declaración es tan válida hoy como lo fue hace 20 años".

En 1993, Maco, quien ya se jubiló, les dijo a los reporteros que creía que existía una causa probable para arrestar a Allen. Pero dijo que decidió no presentar cargos, con el apoyo de Mia Farrow, "en lugar de exponer a la niña a posibles daños".

En ese momento, Allen criticó a las autoridades que llevaron el caso y acusó a los fiscales de conspirar para mantenerlo abierto para influir en su batalla por la custodia.

Las acusaciones surgieron de nuevo durante los últimos meses

A pesar que las décadas pasaron, el escándalo dañó permanentemente la imagen de Allen -la de una persona poca atractiva y neurótica, pero divertida con un talento para las payasadas y chistes ingeniosos. Él negó las acusaciones de Dylan y dijo que su relación con Farrow, que había sido pintada por la prensa como de colores de cuentos, en realidad no era tan fuerte.

Él sí se casó con Soon-Yi Previn en 1997 y después del matrimonio la vida de Woody Allen se hizo más pública. La pareja protagonizó un documental de Barbara Kopple en 1997, Wild Man Blues, que los mostró como un matrimonio feliz. Allen también fue el tema de una película de Robert Weide en el 2011,"Woody Allen: A Documentary", que se refirió a las acusaciones de Farrow desde el punto de vista de Allen.

Sin embargo, el escándalo siempre ha estado en la superficie y la carta abierta publicada en The New York Times es un hecho más de una serie de incidentes recientes que han revivido la acusación.

En un artículo de Vanity Fair de noviembre, Allen fue condenado por los hijos de Mia Farrow, especialmente por Dylan.

Después de la publicación de ese artículo, un representante de Allen le dijo a CNN: "El artículo es tan ficticio y exageradamente absurdo que él no va a hacer comentarios".

El mes pasado, mientras Allen era premiado con un galardón por su trayectoria en los Globos de Oro, Ronan Farrow, ahora distanciado de su padre, usó su cuenta de Twitter e hizo referencia a la acusación: "Me perdí el tributo a Woody Allen, ¿pusieron la parte en donde una mujer confirmó públicamente que la había acosado a los siete años, antes o después de Annie Hall?".

Y ahora se presenta la carta abierta, donde Dylan Farrow relata no solamente el supuesto abuso, sino también lo que ella dice que pasó después del incidente.

"Woody Allen nunca fue condenado por ningún crimen. El hecho que se haya salido con la suya después de lo que me hizo, me persiguió mientras crecía", escribió. "Estaba llena de culpa por haberle permitido acercarse a otras niñas. Me aterraba que los hombres me tocaran. Desarrollé un trastorno alimenticio. Empecé a cortarme".

Celebridades acusados por "hacerse de la vista gorda"

Ella también amonestó a algunos de los más célebres de Hollywood, principalmente mujeres, mencionándolos por nombre por "hacerse de la vista gorda" y por continuar trabajando con Allen.

CNN trató de ponerse en contacto con las celebridades mencionadas en la carta, pero aún no ha recibido respuesta.

En una serie de publicaciones de Twitter del domingo, el actor Alec Baldwin -quien protagoniza "Jazmín azul"- confrontó a la gente que le pedía responder a las acusaciones.

"Están equivocados si creen que hay espacio para mí, o alguien externo, en este asunto familiar", escribió.

En otra publicación, él criticó fuertemente a alguien que le preguntó si le debía una disculpa a Dylan Farrow: "¿Qué m & @% te pasa que piensas que todos tenemos que estar comentando sobre esta pelea personal de esta familia?"

No importa cómo respondan las celebridades, la carta muy probablemente impulse cobertura mediática significativa, dijo Dan Abrams, presentador principal de asuntos legales de ABC News.

"Esta carta es tan detallada y tan poderosa que creo que a donde sea que Woody Allen vaya en los próximos meses, se le estará preguntando sobre esto, él va a ser interrogado al respecto, él será desafiado al respecto", Abrams le dijo el domingo a "Reliable Sources" de CNN. "Pero creo que como historia de noticias, no va a cambiar radicalmente, porque sabíamos que esta era su posición. Creo que es el poder de los detalles que ella está presentando lo que cambia esto".

Carolyn Sung, Todd Leopold, Sarah Edwards, Michelle Hall, Nischelle Turner y Catherine E. Shoichet contribuyeron con este reportaje.