Por AJ Willingham, HLN

(HLN) - Hola, amantes. Parece que fue ayer cuando nuestros intentos de romance eran caminar en el parque, las personas se conocían unas a otras por el hecho de hablar cara a cara, y si querías comunicarte con tu amor tenías que gritar en una lata de estaño conectada a un trozo de cuerda. O lo que sea. Facebook ha cambiado todo eso, por lo que los detalles son un poco confusos.

Todo lo que sabemos es, que debido a eso, el amor nunca será lo mismo. Aquí está cómo:

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

1. No es real hasta que no es 'oficial en Facebook'  

Por supuesto, hay parejas que 'no hacen la cosa de Facebook', pero más de una conversación tensa se ha tenido sobre si dejarán o no que tus amigos de la secundaria y tu tía abuela Jo se enteren que los dos son una pareja. "Oficial en Facebook" se ha convertido en un estado de una relación en y por sí misma, en algún lugar entre "citas casuales" y "tener un segundo hijo juntos".

2. El acoso es ahora una actividad legítima  

¿Google? Juego de niños. Incluso si un perfil está bloqueado (en cuyo caso, este..., ¿qué estás intentando esconder, futura pareja), todo el mundo sabe cómo darle por lo menos un vistazo a algunas fotografías y quizás a algunas interacciones públicas. Oh, ¿incluyeron a su empleador y un grupo de enlaces a otras cuentas de medios sociales? Parece que puedes saltarte la charla incómoda con un café e ir directamente hasta el acuerdo prenupcial.

3. Es fácil verse increíble y mentir sobre ti mismo

Sabes que la gente te estará acosando. Por suerte, estás preparado y tu nuevo amor se deslumbrará por las fotografías de la línea de meta de los 10k y vacaciones tropicales. Si es algo serio, podría haber una cuidadosa lista depurada de intereses y unas cuantas interacciones bien colocadas que muestran que, a pesar de tu casi impecable imagen, eres una persona totalmente divertida y no un psicópata que crea una vida perfecta en el Internet JAJAJA, NO, ESO SERÍA TONTO.

LEE: Tu vida en Facebook en 62 segundos

4. Ya no tienes que sacar un álbum de fotos para compartir lindas fotos de pareja

Si estás feliz y no se las estás restregando en la cara a unos cuantos cientos de conocidos en línea ¿estás realmente feliz? Los álbumes de Facebook son las nuevas fotos de la billetera y no hay una novia o novio que no quiera que sus fotos de felicidad en chifón saturen tu suministro de noticias. Para ser justos, casarse es una gran cosa, y si todos estamos siendo honestos, es probable que te guste desplazarte a lo largo de ellas, así que no nos quejemos.

5. Las reglas de la infidelidad han cambiado

De cierto modo en realidad es trágico. Te gustaría esperar que tu pareja no te engañe a pesar de cualquier cosa, pero estar a unos cuantos clics de distancia de un amor de la escuela secundaria o de un compañero de trabajo excesivamente amable hace que dar ese paso sea un poco más fácil. Sin mencionar, que el mismo Facebook les da a los infieles una nueva forma de comunicarse. ¿Y de todas formas, qué significa la infidelidad ahora? ¿Coqueteo? ¿Conversaciones de sexo extrañas? ¿Fotos? ¿Cosas estrictamente físicas? ¿Estás asustado? Deberías estarlo. Un poco.

6. Las rupturas son mucho MUCHO más desagradables  

Oh, ¿crees que esa persona está fuera de tu vida, porque decidiste desocupar el cajón que tenías en su casa? ¡Ah! Diviértete cambiando tu situación sentimental, quitándole las etiquetas a las fotografías, respondiendo las preocupaciones bien intencionadas, pero que no te interesan, que tus amigos y familiares publican en tu muro, manteniendo un halo de resiliencia y tratando de decidir si eliminas o no de tus amigos a tu ex. ¿Deberías eliminar a sus amigos también?  Sabes que, mejor deberías eliminar tu cuenta y tirar tu computadora por la ventana.

7. La gente es más... pegajosa

En realidad no pegajosa, burda. Pero tú crees que te has deshecho de una persona, pero de repente un amigo de un amigo tiene una interacción al azar y ¡BAM!, allí tienen el pequeño cuadro de su cara viéndote desde la alimentación de tu muro. Y si eso no sucede, los algoritmos de Facebook están más que felices de proveerte una cadena de arrepentimiento desenterrado en su pequeña sección "Personas que quizás conozcas". Por qué sí, Facebook, yo conozco a esas personas. Y DESEARÍA NO HABERLO HECHO.