Por Jessica Benavides Canepa

(CNN) — Abierto en 1863, Londres tiene la ferrovia subterranea más antigua del mundo, pero también tiene, en la hermosa y austera Westminster, una de las estaciones más futuristas de Europa.

El primer metro pudo haber sido incómodo e insalubre (el vapor tóxico a menudo entraba en los vagones del tren debido a una pobre ventilación) pero pronto quedó claro que pocas ciudades de cualquier tamaño deberían estar sin uno.

Si estás viendo esta noticia desde un móvil mira las fotos aquí

Para a mediados de los años veinte, París, Madrid, Berlín y Milán tenían su propia red de subterráneos, con servicio de limpieza, trenes eléctricos y a menudo superaban al metro de Londres en el atractivo estético de sus estaciones.

Moscú se unió a la fiesta en 1935 y ahora presume de uno de los sistemas subterráneos más ocupados del mundo, llevando más de 6,5 millones de pasajeros al día.

Pero como lo muestran las siguientes estaciones, a más de 150 años de haber abierto el metro de Londres , hay mucho mas que un gran subterráneo para llegar del punto A al punto B.

1. Toledo, Nápoles, Italia

Abierta en 2012, la estación de Toledo se destaca por su profundidad, a 50 metros, una de las mas profundas en Nápoles, con un diseño basado en temas de luz y agua.

Un proyecto llamado "Paneles de luz" por Robert Wilson ilumina los corredores de la estación de metro mas futurista.

Esta deslumbrante estación tiene competencia: es parte de la red de la ciudad denominada: "Estación de arte del metro".

2. Westfriedhof, Munich, Alemania

Inaugurada en 1998 con poca fanfarria, esta otra estación casi ordinaria tomo nueva vida a los tres años.

En 2011, la plataforma de Westfriedhof fue estéticamente mejorada con 11 enormes domos iluminados que continuamente bañan los alrededores en evocadores tonos de azul, amarillo y rojo.

3. Komsomolskaya (línea Koltsevaya), Moscú

La estación de Komsomolskaya con decoraciones al estilo barroco, mosaicos históricos y cielos falsos con lámparas que se asemejan a los grandes salones de baile.

Abierta en 1952 para aliviar la congestión de uno de los centros de transporte más ocupados de Moscú, fue el discurso infame de Stalin en tiempo de guerra que inspiró la opulencia de los mosaicos.

4. Olaias, Lisboa, Portugal

En 1998, Lisboa fue anfitrión de la expo mundial, en parte para celebrar 500 años de inventos portugueses.

Construida para transportar a los 11 millones de visitantes de la expo, la estación es un espacio lleno de color y fantasía que hasta el día de hoy permanece como una obra de arte moderno.

5. Westminster, Londres

El Metro de Londres puede ser el bisabuelo de todas las estaciones de metro pero Westminster, abierta uno días antes del nuevo milenio, tiene que ser una de las más futuristas.

El diseño austero de hormigón y acero inoxidable de alguna manera logra una belleza funcional en lugar de ser opresivo para todos los viajeros que corren desde y hacia sus oficinas.

6. T-Centralen, Estocolmo, Suecia

La estación central de Estocolmo en la superficie parece una parte bastante promedio de un sistema de tránsito rápido.

Pero empieza a bajar y los cambios inesperados de color y forma revelan a un animal muy distinto.

Cuando los viajeros llegan a la plataforma estilo cueva con colores fuertes de azul y blanco en T-Centralen, se les recuerda que si se han aventurado al subterráneo.

7. Bockenheimer Warte, Frankfurt, Alemania

Buscando distinguir su diseño de las demás estaciones de Frankfurt discretas y minimalistas, el arquitecto Zbigniew Peter Pininski se esmeró con la entrada fantástica a Bockenheimer Warte.

Representando a un tren atravesando la acera, deja a los viajeros asustados o desconcertados, pero rara vez indiferentes.

8. "Fosteritos", Bilbao, España

Con menos de 20 años, el metro de Bilbao es el tercero más grande en España.

Las entradas de vidrio curvo de las muchas estaciones, con el sobrenombre de cariño "Fosteritos" (" Fosters pequeños") por su creador, Lord Foster, considerados el ejemplo principal del estilo moderno y de vanguardia de la ciudad.

Las estructuras transparentes permiten que entre bastante luz en el día y por la noche, se iluminan.

9. Palais Royal, Musée du Louvre, París

En una ciudad tan bella como París, esta entrada de estación poco convencional en Place Colette aún sobresale.

Terminada en el 2000 (el año del centenario del metro de París), el "Kiosque des noctambules" (" Kiosko de los búhos nocturnos") de Jean-Michel Othoniel entrelaza cuentas de colores deslumbrantes para formar dos cúpulas protectoras.

Un diseño más sumiso quedaría en la sombra por la cercanía al Museo del Louvre y la arquitectura clásica circundante.

En este caso, sin embargo, agrega un toque de modernidad atrevido.

10. Admiralteyskaya, San Petersburgo, Rusia

La parada del metro más nueva de San Petersburgo provee un diseño clásico y moderno que puede convivir de manera armoniosa.

Después de muchos contratiempos, la estación finalmente abrió en diciembre de 2011.

Los techos parcos y curvos y la luz baja complementan el mármol tradicional y las plataformas en la estación más profunda de la red.

11. Plac Wilsona, Varsovia, Polonia

Los soviéticos construyeron algunas estaciones de metro extraordinarias, pero este esfuerzo del 2005, lleva el nombre del presidente de Estados Unidos, Woodrow Wilson, muestra que la Polonia capitalista puede construir bellezas, también.

Al menos, como aparenta, haya realmente sido construida por un OVNI.

12. Staromestska, Praga

Todas las estaciones en la Línea A de Praga merecen un lugar en el salón de la fama de Europa por sus paredes metálicas rizadas distintivas en el túnel, pero Staromestska es la más visitada y la más fotografiada.

Un color diferente para cada estación, se ve como algo que saliera de la película distópica "La naranja mecánica", pero el diseño de plástico burbuja de hecho, fortalece el metal.