CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Científicos logran meter y controlar pequeños motores dentro de las células humanas

Por (CNNEspañol.com)

Por Elizabeth Landau, CNN

(CNN) — Unas pequeñas partículas de metal con forma de cohete un día podrían entrar en acción dentro de tu cuerpo.

Por primera vez, investigadores han instalado “nanomotores” dentro de células humanas vivas, según los resultados publicados en la edición internacional de la revista Angewandte Chemie.

Estos “nanomotores” son pequeños motores sintéticos, que consisten en varillas de oro, los cuales se mueven dentro de las células, y pueden causar estragos, de tal manera que un día podrían ser usados en el tratamiento de enfermedades.

“Podrías imaginar si tuvieras una manera de ponerlos específicamente dentro de solamente las células cancerígenas, podrías aumentar la potencia y matar todas esas células”, dice Tom Mallouk, autor principal del estudio y profesor de química de materiales y física en la Universidad Estatal de Pensilvania.

Las aplicaciones futuras de los nanomotores también podrían incluir la entrega de medicamentos y la realización de operaciones dentro de una célula.

Pero todavía falta mucho para llegar a ese punto, dijo Mallouk. Los nanomotores no han sido probados en ningún tipo de animales, ni en humanos, y éste es un proceso que podría tomar una década. El equipo de Mallouk todavía está en la etapa básica del proceso.

Estamos más interesados en entender cómo funcionan estos dispositivos y utilizarlos como una herramienta para entender la biología celular”, dijo.

Los investigadores usaron varillas de oro que tienen 300 nanómetros de diámetro y 3 micrometros de largo. Eso es más delgado que un cabello humano.

Los nanomotores impulsados por químicos tomaron forma hace diez años en la Universidad Estatal de Pensilvania. En los primeros días, combustibles tóxicos eran necesarios para que los nanomotores funcionaran y los científicos no podían lograr que se movieran en fluidos biológicos. Eso significaba que no podrían ser usados en células humanas.

Para este estudio, en vez de combustibles tóxicos, los científicos usaron ondas ultrasónicas para propulsar a los nanomotores, dirigiendo los giros o movimientos hacia adelante. Ellos usaron fuerzas magnéticas para dirigir a los nanomotores.

Los nanomotores no tuvieron mucho efecto en presencia de energía ultrasónica baja. Sin embargo, si se aumenta la potencia, los nanomotores entran en acción. Colisionan con orgánulos: mini estructuras celulares. Los nanomotores pueden funcionar como batidoras de huevo, y homogeneizar el contenido de la célula. O pueden perforar la membrana celular.

“Cuando tenemos contacto una cierta parte de la célula, vemos una parte mecánica en otra parte de la célula, lo cual es sorprendente”, dijo Mallouk.

Para este estudio se utilizó una línea especial de células que han recibido mucha atención: las células HeLa. Estas células provinieron del tumor cancerígeno cervical de Henrietta Lacks, una pobre agricultora de tabaco que nunca supo que sus células iban a ser utilizadas en la investigación.

Los científicos han usado las celulas de Lacks para investigar los genes que causan y contienen varios tipos de cáncer, y a fin de desarrollar tratamientos farmacéuticos para una variedad de condiciones, escribe Rebecca Skloot en su libro, The Immortal Life of Henrietta Lacks (La vida inmortal de Henrietta Lacks).

Para los experimentos con nanomotores, los investigadores utilizaron las células HeLa debido a “su popularidad en la investigación biomédica, así como su facilidad de manipulación y crecimiento”, según el estudio.

Los nanomotores pueden también adherirse a la superficie de las células y moverse entre ellas.

“Si alguien que sabe sobre el cáncer ve una manera de curarlo con estos dispositivos, genial. “Me encantaría hablar con ellos”.