CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias Recientes

Un segundo zoológico de Dinamarca podría sacrificar a otra jirafa también llamada Marius

Por (CNNEspañol.com)

Por Laura Smith-Spark y Zahra Ullah, CNN

(CNN Español) — ¿Podría otro zoológico en Dinamarca matar a una jirafa llamada Marius?

Para algunos amantes de los animales, suena demasiado terrible como para ser verdad, pero los líderes del zoológico dicen que no se trata de una exageración.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Apenas unos días después de que el zoológico de Copenhague matara a una jirafa macho llamada Marius para evitar la endogamia, otro zoológico dijo que podría seguir su ejemplo.

El jueves, el zoológico Jylland Park dijo que también podría tener que sacrificar a una de sus jirafas – un macho que casualmente, también se llama Marius- si llevan a una hembra para procrear.

El zoólogo Jesper Mohring-Jensen le dijo a CNN que el zoológico Jyllands Park se unió al mismo programa de crianza que tenía el zoológico de Copenhague el año pasado, lo que significa que no puede haber demasiadas jirafas con la misma composición genética.

Actualmente, el zoológico tiene dos jirafas machos, dijo.

Uno, Marius no es considerado útil para el programa, pero es un acompañante útil para la segunda jirafa que es “genéticamente” valiosa, la cual de hecho es hermano mayor de Marius, la jirafa sacrificada en Copenhague.

El zoológico quiere que la segunda jirafa se aparee, por lo que deben llevar a una jirafa hembra.

“Por el momento, las jirafas se encuentran muy bien y se están haciendo compañía, pero si hay algunas jirafas de mayor valor genético en el programa que necesiten espacio, tenemos que decidir qué hacer con él”, dijo Mohring-Jensen.

“Por supuesto, trataremos de ubicarlo en un zoológico adecuado, pero si eso no es posible, podríamos tener que sacrificarlo. El programa nos avisará con anticipación, por lo que creo que tendremos una buena posibilidad de reubicarlo”.

Se cree que ninguna decisión es inminente, “así que el problema no es grave”, dijo.

Amenazas de muerte  

El asesinato de la jirafa Marius en el zoológico de Copenhague abrió amplias discusiones entre los defensores de los animales y los administradores del zoológico respecto a mantener la diversidad genética de las jirafas en el programa.

El personal del zoológico recibió amenazas de muerte cuando el debate en torno a la muerte de la jirafa se exacerbó en Internet, lo que ocurrió a pesar de una petición firmada por miles de amantes de los animales.

Pero Lesley Dickie, directora ejecutiva de la Asociación Europea de Zoológicos y Acuarios, un organismo europeo que rige 345 instituciones, dijo que quienes protestaban no entendían el punto.

“Temo que cuando tenemos espacio limitado en los zoológicos -es limitado por los problemas en la vida salvaje, por supuesto, y cada vez más animales necesitan de nuestra ayuda- entonces a veces debemos tomar estas decisiones sumamente difíciles”, dijo.

OPINIÓN: El zoológico de Copenhague tomó la decisión correcta al sacrificar a la jirafa

“Problemas de exceso”  

Bengt Holst, director científico del zoológico de Copenhagen dijo a CNN que la decisión se tomó pensando en el beneficio de la población de jirafas.

“Nuestras jirafas son parte de un programa internacional de crianza, el cual tiene el propósito de garantizar una población sana de jirafas”, indicó.

“Solo puede lograrse al hacer coincidir la composición genética de los animales con el espacio disponible. Cuando las jirafas se reproducen tan bien como lo hacen ahora, entonces inevitablemente te encontrarás con los llamados problemas de exceso de vez en cuando”.

La jirafa Marius del zoológico de Copenhague recibió un disparo de un veterinario con un rifle mientras se agachaba para comer pan de centeno, uno de sus bocadillos favoritos.

Tras la necropsia, la jirafa fue descuartizada frente a un público que incluía niños, y sus restos fueron arrojados a los leones, tigres y leopardos del zoológico.