CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

Nuevo escándalo de corrupción sacude al Ejército de Colombia

Por CNNEspañol Sebastián Jiménez Valencia

(CNN Español) — Otro supuesto escándalo sacude al ejército colombiano. El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, admitió deficiencias administrativas en diez contratos de la aviación del Ejército.

Pinzón ordenó el retiro forzoso de un coronel y de otros militares acusados de hacer parte de una red de corrupción.

Entretanto, el jefe de Operaciones Conjuntas de las Fuerzas Militares de Colombia, el general Javier Rey Navas, presentó su renuncia a raíz de estas revelaciones.

El ministro ofreció una declaración a la prensa tras las denuncias hechas por la revista Semana sobre un esquema de corrupción que amañaba contratos y licitaciones.

La revista reportó sobre las grabaciones de voz que reposan en la Comisión de Acusaciones del Congreso y que se remontan a los años 2012 y 2013.

Según el ministro, en el último trimestre el inspector del Ejército revisó en forma aleatoria 201 contratos y en 10 de ellos se encontraron irregularidades.

“Se llamará a calificar servicios a la cadena de mando relacionada con el manejo y control de los centros de reclusión en la época en que estas grabaciones fueron hechas. Se ha decido llamar a calificar servicios a teniente coronel González del Río”, dijo Pinzón.

El ministro Pinzón agregó que tan pronto fue informado de las denuncias, ordenó la creación de una comisión de alto nivel para que evaluara en detalle la publicación de la revista Semana y así entregar sus primeras conclusiones.

La comisión determinó que, de los 19 audios publicados por la revista, «diez hacen referencia a presunto tráfico de influencias en asuntos relacionados con contratación, y de esos diez, en solo tres se puede inferir que hay una coincidencia con un contrato existente».

Hace dos semanas, la misma revista reveló el caso de presunto espionaje ilícito en el que se estarían interceptando las comunicaciones de los negociadores de paz en La Habana. Un informe del Ejército concluyó que la fachada por la cual se hacía esa labor de inteligencia es legal, aunque aún no se ha determinado si hubo espionaje ilegal de los delegados.