Por Greg Botelho

(CNN) — Este Pachyrhinosaurus puede ir entre los primeros de su clase.

Después de todo, no tan a menudo puedes ver y tocar un cráneo que es más o menos del tamaño de un auto Smart, de aproximadamente 70 millones de años de edad, el cual parece ser una mezcla mutante entre triceratops y un loro gigante.

Darla Zelenitsky, paleontóloga de la Universidad de Calgary, inicialmente hizo el descubrimiento en las tierras baldías de Alberta, y lo dio a conocer al mundo el jueves.

"Casi parece ser algún tipo de bestia mítica", dijo Zelenitsky. "Debido a que es tan grande y (maduro), resulta ser un individuo muy extraño".

Éste no es el primer descubrimiento de Pachyrhinosaurus, el cual se dio a mediados del siglo XX, y desde entonces, ha habido otros destacados hallazgos de ese tipo en la provincia de Alberta en Canadá y en Alaska.

Pero lo que hace que este descubrimiento sea único es lo bien preservado que se encuentra el cráneo (está intacto en un 75% a 80%, lo cual es sorprendente para un dinosaurio), el hecho de que provenga de un Pachyrhinosaurus más antiguo (por lo tanto, es posible aprender más de él que si se tratara de una versión más joven) y, por supuesto, su inmenso tamaño.

No es que el equipo de Zelenitsky haya sabido todo eso cuando observaron una roca desigual a mediados de octubre mientras exploraban la región expuesta al sur de Drumheller, en Alberta; se trata de un pueblo que se llama a sí mismo la Capital de los Dinosaurios del Mundo, por una buena razón, dados los afloramientos que lo convierten en el sueño de un paleontólogo.

Una pequeña excavación llevó a una excavación más profunda y, luego de más o menos tres días, los llevó a darse cuenta de que habían encontrado un gigantesco cráneo de dinosaurio. Tomó varios meses (y la remoción de 5 toneladas de roca) para desenterrarlo en tres piezas y mostrárselo al mundo. Aun así, es necesario trabajar más para quitar las rocas que aún permanecen a su alrededor y examinar el cráneo más detenidamente, sin mencionar ver la perspectiva completa.

"Fue realmente emocionante porque cuando empezamos, no había mucho ahí", dijo Zelenitsky, profesora adjunta en el departamento de geociencia de la Universidad de Calgary. "Luego, no veíamos dónde terminaba el cráneo porque era tan grande".

Incluso aunque hay más rocas por quitar, Zelenitsky ya se refiere a este cráneo como uno de los más grandes, sino es que el más grande, de cualquier Pachyrhinosaurus que haya sido descubierto jamás. Debido a su distinta naturaleza, ella y otros paleontólogos estarán tratando de determinar si es parte de su propia especie o si solo es una versión en grande de una existente. (Hay tres especies conocidas de Pachyrhinosaurus como tal).

Incluso si es parte de una especie de Pachyrhinosaurus descubierta con anterioridad, no hay duda de que este cráneo es algo verdaderamente impresionante.

El pico del herbívoro al frente de su hocico probablemente le servía para cortar vegetación. Detrás de él se encuentran filas de dientes que trituraban cualquier tipo de planta que llegara a su boca.

Luego, está lo que Zelenetsky describe como una "estructura enorme, casi con forma de disco" y la parte trasera de la cabeza del dinosaurio. En lugar de cuernos puntiagudos como un triceratops, los Pachyrhinosaurus tienen masas de huesos sobre sus cabezas, las cuales probablemente usaban en rituales en los que embestían contra otros animales para competir por parejas o quizá en combate.

El cráneo completo tiene más o menos de 2 a 2,5 metros (6,5 a 8 pies) de largo; todo el animal mide solo 6 metros, lo que significa que este Pachyrhinosaurus (al igual que otros de su clase) era muy pesado.

"Estos animales tenían enormes cráneos relativos a sus cuerpos", dijo Zelenitsky.