(CNN Español) - ¿Te gustaría ver tu rostro en un muro gigante a más de 6 metros de altura? 

Esa posibilidad la ofrece Sochi en la entrada del Parque Olímpico con un dispositivo que ha acaparado la atención de los asistentes a los juegos  y que ha sido más fotografiado que los propios eventos deportivos, según reporta Wired.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

El  es "lo primero que ves cuando entras", le dijo a Wired Asif Khan, el diseñador británico que concibió la idea del pabellón para Megafon, uno de los patrocinadores de los juegos. Los espectadores comienzan al tomarse su fotografía en una de las siete cabinas a lo largo del parque.

Un conjunto de cinco cámaras genera una imagen en tercera dimensión de la cara, la cual entonces es procesada para la fachada, donde se utilizan 11.000 ampolletas para representarla; cada una funciona como su propio pixel con tecnología LED.

Después de que les toman su foto, los visitantes obtienen un código QR para escanear que les informa sobre cuándo pueden esperar ver su rostro en grande, según explicó Wired.

Kahn trabajó con la empresa de ingeniería iart, con sede en Basilea, para hacer de la idea una realidad. Scott Eaton, un escultor digital, quien ha trabajado con los animadores en Lucasfilm y Pixar, y colaboró en la realización de películas como Captain America y World War Z, fue involucrado en el proyecto como una especie de director creativo, para crear una pieza de software que situaba a cada rostro en cierto ángulo. Las caras, que se muestran tres a la vez y aparecen en ciclos de 20 segundos más o menos, tienen 8 metros de altura; esto es más grande que el rostro de la Estatua de la Libertad.

Para Khan, el concepto capturó perfectamente el espíritu de los Juegos Olímpicos. "Pensé que si podíamos aprovechar ese latente potencial emotivo en la cara, podíamos comunicarnos con todo el mundo, sin lenguaje, sin texto, sin nada", explica. Pero tuvo que tener cuidado con lo que estaba comunicando. En un momento dado, Megafon quería explorar la idea de hacer las caras en color verdadero, utilizando la tecnología LED para recrear los tonos de piel de los espectadores. "Nos tuvimos que retraer un poco", dice Khan. "Parecía como si un gigante estuviera allí. Quiero decir, era realmente aterrador".

Aun así, incluso en blanco y negro, los rostros son un espectáculo sorprendente, y nos hacen recordar a las esculturas monumentales de la antigüedad. Si quieres darle un giro más contemporáneo a la instalación, puedes pensar en él como un  Monte Rushmore para la Era de la Selfie. "La iconografía del rostro y el potencial expresivo detrás de él no ha sido superado", dice Khan. "Y, en realidad, no creo que alguna vez lo sea".

MegaFaces: Kinetic Facade Shows Giant 3D 'Selfies' de iart en Vimeo.