Por Matt Majendie y Hiufu Wong, CNN

(CNN) - "Un servicio que les permite a los viajeros que disfrutan de la emoción entre las sábanas, hacerlo bajo el mar al mismo tiempo".

La descripción proporcionada por la compañía de viajes de lujo Oliver's Travels no podría ser más honesta.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

El nuevo servicio, llamado  Mile Low Club, se enfoca en parejas que buscan excitación física bajo el agua en un submarino privado apodado Lovers Deep (en caso de que el resto de las claves no fueran suficientemente obvias).

El innovador destino vacacional —el submarino en cuestión está atracado en el Caribe— fue lanzado por la compañía de viajes británica para celebrar su décimo aniversario.

"Empezamos el negocio hace diez años, enfocados inicialmente en castillos franceses, pero en noviembre lanzamos Oliver´s Travels, y el enfoque ahí fue propiedades más extravagantes y únicas", dice el cofundador de Oliver´s Travel, Oliver Bell. "Para poder darle vida a la nueva marca, debíamos conseguir algunas ideas excepcionales de propiedades".

"Tuvimos una reunión donde nos preguntamos: '¿cuál es el lugar más genial para hospedarse?' Comenzamos con la luna y obviamente nos dimos cuenta que eso no sería posible, así que un submarino fue nuestro siguiente objetivo más realista, y encontramos una compañía de submarinos con la capacidad de hacerlo a medida".

Es en lo profundo del mar. El precio es así de caro

Lo único es que necesitarás tener es bolsillos tan profundos como el océano; el viaje especial tiene un increíble costo de 175.000 libras (292.000 dólares) la noche.

El proyecto fue puesto en marcha, apropiadamente, en el día de San Valentín, pero hasta la fecha nadie ha desembolsado la suma de seis cifras para pagar la estadía de una noche.

Bell confía en que la primera reservación será hecha próximamente.

"Obviamente hemos tenido algunas consultas en son de broma, pero diría que ha habido más o menos cinco solicitudes realistas, así que espero que nos hagan una reservación próximamente", dice. "Obviamente si eso sucede, habrá regocijo en la oficina".

Entonces, ¿qué exactamente te dan por 175.000 libras la noche?

Exactamente lo que quieras.

Como parte del servicio, tú puedes escoger cómo adornar el submarino -el cual actualmente está alquilado por una variedad de negocios para lanzamientos de marcas extravagantes-exactamente como tú quieras, desde la habitación hasta el baño y desde el bar hasta el salón de baile.

Tienes que correr con los gastos de tus propios vuelos, pero una lancha de motor estará disponible para llevarte hacia y desde el submarino.

Un artista lo ha decorado para que puedas ver cómo se vería el rincón romántico, y cómo puedes disfrutar bajo las olas al igual que bajo las sábanas.

La compañía enfatiza que la tripulación (capitán, cocinero y mayordomo) ocupará habitaciones separadas e insonorizadas al otro extremo de la nave.

Barry White incluído

Mientras el submarino actualmente se encuentra en el Caribe, puede ser atracado donde lo desees.

El chef también puede ofrecerte su menú afrodisíaco de la casa, el cual incluye de todo desde ostras hasta fondue de chocolate con esencia de granada.

¿No es suficiente para ponerte en ambiente?

En su página web, la compañía promete la dulce voz de Barry White entonando "You´re the first, the last, the everything" en el sistema de sonido.

"Bueno lo de Barry White es un tipo de broma en realidad", dice Bell. "Ha sido muy divertido hacer todos los arreglos, pero también se trata de algo que nos tomamos muy en serio".

"Sabemos que no está en el rango de precios de nuestro cliente habitual; esto es de muy alta gama, pero pensamos que la gente que pueda pagar algo así tendrá gustos muy específicos".

"Tomará 12 semanas equiparlo y los clientes pueden tener exactamente lo que quieren".

La única advertencia de Bell es que independientemente de qué tan acaudalado seas, probablemente no será la mejor opción para quienes sufren de claustrofobia.

Según la impresión del artista, hay un elemento de una guarida de un villano de Bond en el submarino, parecido a la casa de la Atlántida del personaje Karl Stromberg. el villano de "La espía que me amó".

"En mi opinión, se ve realmente genial, pero puedes hacerlo según el gusto que tengas", dice Bell.

Bell aún no ha visitado el submarino en cuestión, pero debido al creciente interés, está planeando un viaje por el Caribe para ver qué es lo que les espera y cómo sus clientes pueden encontrar el amor en el fondo del mar.