Por Laura Smith-Spark y Michael Holmes

(CNN) — Rusia amenaza con devolver el golpe si la Unión Europea impone sanciones contra el gobierno ruso por su actuación en el conflicto de Ucrania. Los legisladores rusos están redactando una ley que permitirá a Rusia confiscar bienes a las empresas estadounidenses y europeas, si se enfrenta a sanciones.

Andrei Klishas, un importante legislador en la Cámara alta, dijo que el proyecto "ofrecería la oportunidad de que el presidente y el gobierno defiendan nuestra soberanía frente a las amenazas", según un informe de la agencia estatal de noticias RIA Novosti.

El toma y daca de amenazas son las últimas noticias de una guerra de declaraciones sobre la intervención militar de Rusia en la región de Crimea, en el sur de Ucrania.

Las fuerzas rusas retienen el control efectivo de la península del Mar Negro, en un tenso enfrentamiento con las fuerzas ucranianas leales al nuevo gobierno interino en Kiev.

El canciller francés, Laurent Fabius advirtió este miércoles en Twitter que las posibles sanciones estarán en la agenda cuando los líderes de la Unión Europea (UE) se reúnan el jueves.

"La invasión de un país a otro es contraria a todas las leyes internacionales. Tenemos que volver al diálogo y tener en cuenta que Ucrania debe trabajar con Rusia y la UE", dijo. "No podemos aceptar, nosotros, los miembros de la comunidad internacional, que un país invada otro".

Esta situación se presenta un día después de las fuertes palabras del presidente Vladimir Putin que, desafiante, negara que las tropas rusas estaban en Crimea, pero que se reserva el derecho de tomar acción militar para proteger la seguridad de los rusos étnicos en el este de Ucrania.

Putin también criticó al gobierno interino, que sustituyó al derrocado presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, un aliado de Rusia, pues dijo que era ilegítimo.

Esfuerzos diplomáticos

A medida que continúan las confrontaciones en la región de Crimea, donde hay mayoría rusa, los esfuerzos diplomáticos para poner fin a la crisis siguen.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, el canciller británico William Hague, y el ucraniano Andrii Deshchytsia, discutieron sus próximos pasos en París este miércoles antes de la esperada llegada de su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, a la capital francesa.

Todavía no está claro si Lavrov estará de acuerdo con las conversaciones que impliquen a Ucrania. Pero Hague prometió "todos los esfuerzos diplomáticos" para que Rusia y Ucrania estén en la misma habitación.

Kerry recordó a Moscú que, al igual que Washington y Londres, firmaron un acuerdo en 1994 cuando Ucrania accedió a renunciar a las armas nucleares "a abstenerse de la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de Ucrania".

El martes, Kerry acusó a Rusia de inventar razones para la intervención en Ucrania, diciendo que "ni una sola pieza de evidencia creíble apoya cualquiera de esos reclamos".

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, anunció en Bruselas este miércoles que la Unión Europea ofrecería un paquete de ayuda por valor de unos 15,000 millones de dólares.

Antes, el secretario Kerry ofreció de visita en Kiev una garantía de préstamo por 1,000 millones de dólares. Funcionarios del gobierno de Estados Unidos dijeron a CNN que esto ayudaría a aislar la economía de Ucrania de los efectos de la reducción de subsidios energéticos de Rusia.

Golpe militar en Ucrania: Lavrov

Lavrov, desde Madrid la mañana de este miércoles, hizo eco de las palabras del presidente de Rusia, hechas un día antes. Dijo que la crisis había comenzado cuando la comunidad internacional no reaccionó a las protestas contra el gobierno que precedieron a la destitución de Yanukovich.

"Hubo un golpe militar y el presidente legítimo fue removido por métodos que no estaban en la Constitución o en la legislación", dijo Lavrov.

Las decisiones sobre si los observadores internacionales se deben enviar a Ucrania deben ser hechas por los líderes en el país, dijo, además de señalar que el gobierno proruso que acaba de instalarse en Crimea no ve las autoridades de Kiev como legítimas.

Temores de estabilidad

Los esfuerzos diplomáticos de este martes no fueron tan fructuosos. Sin embargo, algunos analistas vieron una señal positiva en Putin al ordenar a las tropas rusas que se encontraban en los ejercicios militares masivos cerca de la frontera con Ucrania el regreso a sus bases.

La violencia no ha estallado aún en Crimea, donde actualmente las tropas rusas controlan bases e instalaciones militares clave, pero las tensiones son altas.

Disparos de advertencia fueron lanzados del lado ruso durante un enfrentamiento en una base militar cerca del puerto de Sebastopol este martes con fuerzas ucranianas. Esa situación fue desactivada, pero la región sigue siendo inestable.

La canciller alemana, Angela Merkel, está tratando de construir lo que dijo un funcionario del gobierno estadounidense se trata de una "rampa" de Putin para llevar a observadores internacionales en Crimea que garanticen que los derechos de los rusos no sean violados.

El presidente Barack Obama sondeó esta idea en una llamada el sábado con Putin, y él y Merkel hablaron entre sí el martes.

El secretario General de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, dijo este martes que a pesar de los reiterados llamados de la comunidad internacional, "Rusia sigue violando la soberanía y la integridad territorial de Ucrania y sigue violando sus obligaciones internacionales"-

Los acontecimientos representan graves consecuencias para la seguridad y la estabilidad de la zona euro-atlántica, dijo.