(CNN Español) - La lucha contra la corrupción, la pobreza y el rezago en infraestructura vial domina la lista de demandas de muchos costarricenses que el domingo escogerán presidente en segunda ronda.

Son unas elecciones atípicas tras el retiro de la campaña electoral del candidato oficialista. Tres millones de electores están llamados a votar este domingo en segunda ronda.

El aspirante del opositor Partido Acción Ciudadana, Luis Guillermo Solís, se perfila como el virtual ganador después de que el candidato oficialista Johnny Araya suspendiera su campaña hace unas semanas.

“Tenemos una condición verdaderamente lamentable de puentes  y caminos y quiere acometer eso como prioridad fundamental, y después presentar nuestras metas para los primeros 100 días de gobierno donde creo que no en un acto sino en varios, confirmaremos la voluntad de cambio que el pueblo requiere”, dijo Solís.

Las apariciones de Solís contrastan con la poca actividad de su contrincante, Johnny Araya, del oficialista Partido Liberación Nacional, quien en marzo canceló su campaña electoral al considerar que tenía pocas probabilidades de ganar en segunda vuelta.

En una de sus escasas apariciones ante la prensa, Araya reiteró a CNN la necesidad de un acuerdo nacional. “Costa Rica tiene estancado el tema de la pobreza desde 15 años, el tema de la reactivación de la economía, la reactivación de empleo, obviamente el tema fiscal en el centro de ese gran acuerdo nacional”, dijo Araya.

El nuevo presidente asumirá funciones el 8 de mayo por un período de cuatro años.